1 octubre 2020

Reconocen a nuevejuliense donante de médula ósea

Emotivo encuentro el Ministerio de Salud: la Dra Gabriela Barone conoció a su receptora

BARONE5-2

La nuevejuliense Gabriela Barone fue reconocida por la donación que hizo de médula ósea, salvando una vida hace un año. El reconocimiento se hizo en un emotivo encuentro entre donantes y sus respectivos receptores en la ciudad de Buenos Aires. El acto se desarrolló en el Ministerio de Salud y Desarrollo Social en el marco del Día Nacional del Donante de Médula Osea el 1º de abril.
Barone es médica, se desempeña como Jefa de Hemoterapia del Hospital «Julio de Vedia». El caso trascendió desde la difusión a nivel nacional del evento. Fueron cinco los donantes de médula ósea reconocidos al igual que sus respectivos receptores que participaron de un acto muy emotivo encabezado por la Ministra de Salud y Desarrollo Social, Carolina Stanley y el secretario de Gobierno de Salud. Además se celebró el 16º aniversario del Registro Nacional de Donantes de Células Pro- genitoras Hematopo- yéticas (CPH).
Del acto formaron parte además el presidente del Instituto Nacional Central Único Coordinador de Ablación e Implante (INCUCAI), Alberto Maceira. El INCUCAI es el organismo que impulsa y coordina las actividades de donación y trasplante de órganos, tejidos y células en el país.
La receptora de la donación es Verónica Torres oriunda de Cutral Có (Neuquén). En 2007 parecía que había dejado atrás una leucemia, aunque sin embargo casi una década después volvió el problema, hasta que en 2018 se hizo el trasplante. Un año después, luego de un tratamiento, lleva adelante una vida normal.
GABRIELA BARONE
La Dra. Gabriela Barone, es muy conocida en la comunidad por la labor que desempeña, con el compromiso profesional junto al resto del equipo en la promoción de las colectas (internas y externas) del Hospital Julio de Vedia, motivando y contagiando a la gente a través de las instituciones.
Pero el acto de amor al prójimo de la Dra. Barone va más allá de su labor en la medicina. Esa intención de donar de la nuevejuliense surgió hace años, ingresando al Registro cuando estudiaba Medicina en La Plata, antes de decidir dedicarse a la Hematología.
En una entrevista con «EL 9 DE JULIO», la Dra Barone contó emocionada que «cuando estudiaba fui a donar sangre al Instituto de Hemoterapia. Después lo hice con regularidad y me interioricé en el tema: además de donar sangre podíamos ingresar al Registro de Donantes de Médula. Así ingresé al registro hace muchos años. El destino después quiso que me dedique a esto».
Nunca la habían llamado por la donación. Un día suena el teléfono y le dijeron «vení que es urgente del INCUCAI». La Dra creyó que era por cuestiones de trabajo y le recordaron que estaba en el registro y le preguntaron si ante la problemática de una paciente compatible, podía donar.
La respuesta no se hizo esperar: «sí, cuenten conmigo». Enseguida Barone quería ir a donar, pero antes se tuvieron que realizar una serie de estudios de salud a partir de diciembre de 2017. Hasta que el 15 de febrero de 2018 se produjo la donación por el método de Aféresis, el más sencillo con una medicación previa».
«Se hace por una punción en el brazo. Las células salen a circulación y son colectadas a través de una máquina. Se juntan las células en una bolsa similar a la de la donación de sangre. Del INCUCAI se llevaron la bolsa y eso es lo que se trasplanta a la receptora», explicó.
Por temas de protoclo tiene que transcurrir al menos un año para que el donante y el receptor se conozcan. «Lo único que sabía era que estaba donando para una mujer de mi misma edad, de Argentina y que tenía leucemia. El 15 de febrero de este año se cumplió el año. Nos preguntaron si nos querían conocer y ambas estuvimos de acuerdo», señaló Barone.
Una tarde sonó el teléfono. Verónica estaba llamando a Gabriela. «Fue una emoción inmensa. Estuvimos hablando media hora de todo. Quedamos con el deseo de conocernos. A los pocos días recibí la invitación del INCUCAI para el encuentro de receptores con donantes», agregó la entrevistada.
El 1º de abril se hizo el encuentro de donantes con receptores, compartiendo momentos con las familias durante todo el día. «Mi receptora estaba demorada por un problema en el aeropuerto, la ví recién un momento antes del acto», aclaró Barone quien esperaba ansiosa ese momento.
«Es muy emocionante y muy fuerte lo que se genera. Pasan los días, y sigo recordando lo mismo. Es una experiencia que no se puede comparar con otra cosa. No es ni un cumpleaños ni un nacimiento, es algo distinto: es muy fuerte», expresó la nueveju- liense.
Barone aprovechó para reflexionar diciendo que «a mí me tocó estar del lado de la salud, pero del otro lado había una persona enferma con una familia que estaba esperando. Por suerte ahora ella está bien, en su ciudad, en su casa y con su familia. Uno nunca sabe de qué lado le puede tocar».
La Doctora Barone aprovechó la ocasión para destacar la importancia de la difusión de la donación. «Por donar un rato de su tiempo le pueden cambiar la vida a otra persona. A eso apuntamos: para el que está esperando es una bisagra, un antes y un después».
El transplante de médula tiene sus particularidades y sus complicaciones. Cuando un paciente tiene la necesidad se busca a un familiar y existe un 25 % de compatibilidad. «No todos tienen familiares compatibles y que sean sanos. Es difícil, se limita bastante. Después se abre una búsqueda al registro nacional e internacional. Es como una lotería, que tus genes sean compatibles con alguien con quien no tenés nada que ver: es una en millones. A su vez la persona tiene que estar inscripta en el Registro. Cuantas más personas inscriptas, más posibilidades tienen», explicó.
«Lo más emocionante es la conexión que se generó. Estaba por entrar al acto, no conocía a la persona y cuando se abrió la puerta del ascensor y me dijo es ella. El vínculo que se genera es muy estrecho», indicó Barone, quien se reconoce como una persona de fe, la misma que tuvo la receptora para seguir adelante.
Como reflexión final Gabriela Barone sostuvo «para eso estamos, somos una comunidad y no podemos estar como individuos aislados. Vivimos en sociedad y este tipo de lazos construyen la sociedad, aunque sea de una forma muy molecular». De esta manera risueña dejó una enseñanza profunda.
Sin dudas que el corazón solidario de Gabriela Barone, como el de muchos donantes, es el modelo de sociedad que es un ejemplo y cobra más valor en la actualidad. Sin dudas un ejemplo digno de ser imitado. Este acto merece que se contagien muchas voluntades para las colectas de sangre, como así el ingreso al Registro de Donantes de Médula Osea.

Últimas noticias

Licencias de conducir: aclaraciones sobre la solicitud de turnos

La Oficina de Licencias de Conducir de la Municipalidad de Nueve de Julio aclarara que los turnos que pueden...

La Provincia presentó un programa para revincular estudiantes con sus escuelas

El Gobernador de la Provincia de Buenos Aires Axel Kicillof anunció un nuevo programa para reforzar la continuidad pedagógica y la revinculación de estudiantes...

Día Internacional del Adulto Mayor

El 1° de octubre se celebra en todo el mundo el día Internacional de las Personas Mayores, fecha establecida por la Asamblea General de...

Extienden la suspensión de bajas por falta de pago de monotributistas

  La Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP) prorrogó la vigencia a septiembre de la suspensión de las bajas automáticas al régimen de monotributo en...

Extienden hasta el lunes 5 la inscripción a los Juegos Bonaerenses

  Por la alta demanda de jóvenes y adultos mayores en los municipios de la provincia de buenos Aires, la Subsecretaría de Deportes decidió prorrogar...

Noticias relacionadas

- Advertisement -