spot_img
spot_img
13.3 C
Nueve de Julio
lunes, mayo 20, 2024

Recordando a Juan Carlos Gentile


Profunda impresión como pesar me produjo la noticia de tu partida. Para lo que ahora es pequeña diferencia de edad igualmente fuimos compañeros en nuestra infancia y en la primera etapa de la adolescencia. Nos vinculaba esa barrita que formábamos en la esquina de San Martín y San Juan y para la cual no nos alcanzaba el día para estar juntos, tanto como para llegar hasta a algún fulbito de noche aprovechando la luz de la calle.
Con ese muchachito vehemente que eras, y otros más, practicamos todas las correrías de la edad y tal vez también estaríamos juntos cuando nos llevaron presos por jugar al fútbol en la calle, según denuncia de un vecino.
Ese carácter impulsivo y enérgico que te conocí de niño y joven fueron las condiciones para convertirte en un profesional de alto nivel y poder volver a nuestro querido pueblo como cardiólogo respetable y valioso. También para formar una gran familia con tu querida Susana.
La vida nos llevó por caminos distintos pero como las primeras marcas de afecto suelen quedar para siempre lo podíamos probar con el gran abrazo que nos dábamos cada vez que nos encontrábamos.
Típico de la edad, se me representan impetuosamente los recuerdos de aquellas épocas, se amontonan gratamente, se saborean y con la misma fuerza decaen al momento de saber sobre tu muerte, por eso me permito algún grado de desahogo borroneando estas líneas con las que pretendo despedirte a la distancia geográfica pero en la cercanía de quien fuiste buen amigo.
Querido Juan Carlos hoy te recuerdan y despiden todos esos corazones que supiste tratar con la mayor dedicación profesional. Me uno a ellos.
Te deseo un merecido descanso en paz.
Luis Antonio Barry

 

Más noticias