spot_img
spot_img
27 enero 2022

Desentierro y entierro del carnaval en Humahuaca

En toda la provincia de Jujuy, pero sobre todo en los pueblos que se alzan protegidos por la Quebrada de Humahuaca, el carnaval adquiere una pintoresca y colorida trascendencia. El Carnaval de la Quebrada es una mezcla de la celebración introducida por los españoles durante la conquista de América y los cultos de los pueblos originarios, mucho de los cuales aún hoy continúan manteniendo sus pautas culturales.
Los pueblos de la Quebrada de Humahuaca combinan la celebración de Carnaval con sus rituales vinculados a la tierra (Pachamama). La celebración comienza el sábado anterior al fin de semana de Carnaval, cuando grupos de comparsas llegan a las laderas de los cerros que rodean los pueblos para desenterrar al “diablo”, que fueron enterrados al finalizar el carnaval del año anterior.
Una vez desenterrado “el diablo” se tiran bombas de estruendo y la comparsa (donde muchos están disfrazados de diablo) comienza a descender a los pueblos bailando al ritmo de músicas tradicionales como el carnavalito jujeño. En todas las comparas hay músicos con trompetas, redoblantes, trombones, saxos, bombos, etc. Las comparsas llevan un estandarte que las identifican y recorren las calles del pueblo, donde en diferentes casas son invitados a beber.
En las calles los diferentes integrantes de las comparsas estás disfrazados y se arrojan harina. Muchos llevan ramas de albahaca (se la considera afrodisíaca) dejando un aroma muy especial por las calles de los pueblos. En las murgas también hay bandas de sikuris que interpretan sus melodías a cada paso.
Después de desfilar por las calles de los pueblos, las murgas se reúnen en puntos determinados, denominados “fortín”. En estos lugares se arman peñas con música y baile hasta el amanecer.
El domingo de Carnaval, después de varios días de baile y festejo, la celebración termina con el entierro del diablo. Las comparsas vuelven a las laderas de los cerros, al mismo lugar donde empezó el festejo y se entierra al muñeco con ofrendas (cigarrillos, hojas de coca, alcohol) y con bombas de estruendo se da por finalizado el carnaval.

Simbología
Uno de los símbolos aggiornados del mundo andino es el del “diablo” quien según las creencias populares, baja de los cerros y se mimetiza de manera tan perfecta con los pobladores que es difícil saber quién es quién. Y es quién se encuentra o no endiablado.
Los trajes coloridos a los cuales se le aplican espejos de todas formas y tamaños permiten, junto a las máscaras y a sus típicos cuernos, ocultar a cada uno de los que participan en estos festejos.
Ya no importa quién es quién, ni quién se encuentra detrás de la máscara. Es como si el diablo se apoderara de los cuerpos y los uniera en endiablados bailes en los que cada uno de los participantes recupera su identidad sólo cuando abandona su vestimenta, para volver a inhibirse.

¿Qué es “enterrar el carnaval”?
Un pequeño muñeco que representa al diablo es, a medida que transcurre la peregrinación, venerado por todos los presentes. Hojas de coca, chicha, alcohol, cigarrillos, frutas y quesos de cabra producidos especialmente para este rito son ofrecidas en reverencia al diablo.
El ritual consiste en enterrar, tras la música típica, bailes y lamentos, al carnaval hasta el año próximo. Se lo hace por la tarde-noche y ante la mirada de pocos, ya que el lugar secreto que se elige para que el diablo descanse en paz no debe ser conocido por la mayoría. Sólo algunos son los privilegiados del año para elegir y cavar la fosa cerca de algún cardón o cactus.
Disfrazados también de diablos e invocando a la madre tierra (Pachamama), se canta, se grita, se baila, se hace ofrendas y finalmente se llora, porque hasta el año próximo los hombres vuelven a la rutina, al aburrimiento y a las inhibiciones para seguir siendo considerados “normales”.
El próximo año, llegado el mes de enero, los elegidos se encargarán de desenterrar al muñeco diabólico para que la fiesta se apodere nuevamente de Tilcara, de sus montañas, sus calles y su gente. Como todos los años, como sucede desde siempre.

Leé más sobre los carnavales de la Quebrada en www.welcomeargentina.com y www.argentina.travel

Datos Útiles
Para tener en cuenta: el carnaval es una de las manifestaciones populares más hermosas que tiene el norte argentino. Tilcara es desde hace décadas un lugar donde los turistas o visitantes pueden apreciar e incluso participar de todos estos eventos.

Los pueblos de la Quebrada de Humahuaca combinan la celebración de Carnaval con sus rituales vinculados a la tierra (Pachamama).

carnavalenelnorte

Últimas noticias

«Nuestra posición con respecto a las tasas retributivas»

El sector rural abona 2 tasas retributivas de servicios, que como su nombre lo indica no son un impuesto,...

Noticias relacionadas