6 diciembre 2021

Sobre las movilizaciones de los días 6, 7 y 8 de marzo

PARISE JUAN PABLO

Desde la asunción del Gobierno Nacional de CAMBIEMOS conducido por Mauricio Macri nunca se había visto que diferentes organizaciones civiles, sindicales, sociales y políticas, se movilicen conjunta, consecutiva y multitudinariamente en contra de las distintas políticas llevadas a cabo por la actual gestión.
Ocurrió que, por primera vez en mucho tiempo, cientos de miles de trabajadores y organizaciones de la sociedad civil de todo el país, salgan a las calles a manifestar su descontento a las políticas neoliberales de recorte, ajuste y vulneración de derechos que está llevando a cabo CAMBIEMOS.
El lunes 6 de marzo, el “colectivo educativo” que comprende a los diferentes Sindicatos de la Educación, Docentes, Trabajadores no Docentes, Universitarios e Investigadores llevaron a cabo un paro nacional en todas las Escuelas estatales del país y una masiva movilización a la Capital Federal en defensa de la Educación Pública. La multitudinaria movilización de más de 20 cuadras, se concentro en el Congreso Nacional y se dirigió hacia el Ministerio de Educación de la Nación con consignas muy claras que iban desde la convocatoria a la paritaria nacional docente, las mejoras del salario, el cese de la persecución política y de desprestigio a los dirigentes sindicales y docentes, el rechazo a las políticas de desfinanciamiento de establecimientos educativos y el recorte presupuestario en materia de ciencia y tecnología que está sufriendo el CONICET.
Desde el comienzo hasta la finalización del día se puedo oír el fuerte reclamo hacia la conducción de la CGT (Central General de Trabajadores) para que convoque a un “Paro Nacional”.
Al día siguiente, el martes 7 de marzo, la movilización más grande de los últimos 30 años convocada por la C.G.T, Organizaciones Civiles, Movimientos Populares, Partidos Políticos, Cámaras de Empresarios y Comerciantes, etc; tomaron las calles del centro porteño de la Ciudad de Buenos Aires para hacer tronar sus diferentes reclamos hacia la política neoliberal que el Gobierno Nacional está implementando.
El aumento de la desocupación y la pobreza, la defena de la industria nacional, la equidad, el mejoramiento del salario, la flexibilización laboral, el rechazo al mayor endeudamiento en 70 mil millones de dólares, la persecución política, el retroceso en materia de derechos humanos, la transferencia de recursos a los sectores concentrados de la económica, fueron uno de los tantos reclamos que se le hizo a quienes conducen los destinos del país.
Al finalizar la jornada se noto un claro descontento de cientos de miles de personas hacia quienes conducen la Central General de Trabajadores por no poner la fecha al “Paro Nacional” que se venía pidiendo desde hace tiempo en las bases sindicales, lo que termino con algunos incidentes menores.
El miércoles 8 de marzo, Día Internacional de la Mujer y la tercera jornada consecutiva de movilización y protesta; el colectivo de mujeres, como ya lo vienen haciendo desde hace tiempo, llamaron a un paro nacional en defensa de sus derechos, en contra de la violencia machista, a favor de la igualdad, por un Estado presente que cumpla con sus obligaciones, por la violencia institucional que sufren, en contra del recorte presupuestario que llevo adelante el Gobierno Nacional en 67 millones de pesos para políticas contra la Violencia de Género, entre otros reclamos mas.
Estas convocatorias han dejado mucha tela por cortar desde diferentes puntos de vista. La más notoria fue el colosal enojo contra el Gobierno de Mauricio Macri y en particular contra las medidas económicas y sociales que están llevando adelante que ya no se aguantan en nuestra sociedad. No se aguantan en los más humildes, no se aguantan en los barrios, no se aguantan en nuestros abuelos, no se aguantan en los trabajadores y ya no se aguantan en los sectores de clase media.
El pueblo junto a sus dirigentes, representantes, sindicalistas y empresarios mostraron una gran unidad de conciencia y lucha, pidiéndole públicamente al Gobierno que cambie el rumbo de la economía. Que con los cientos de miles de despedidos, con las fabricas que cierran todos los días, con las importaciones que no paran de ingresar en perjuicio de la industria nacional, con el terrible endeudamiento, con la con vulneración de derechos y la persecución de dirigentes políticos, sindicales y sociales no se puede construir nada bueno. La gran masa del pueblo trabajador sabe que sólo con organización y unidad se puede frenar este proceso de empobrecimiento social.
Así también lo hicieron notar las mujeres en el documento que leyeron en Plaza de Mayo haciendo responsable al Estado Nacional por la cantidad de femicidios que tenemos en el país. Las estadísticas nos señalan que en los primeros 46 días del año asesinaron a 57 mujeres. Una cada 18 horas. El colectivo de mujeres sabe que cuando se unen, se organizan y luchan hacen temblar la tierra.

Escribe Juan Pablo Parise.
Licenciado en Ciencias Políticas y Relaciones Internacionales

Últimas noticias

El Club Libertad prepara la temporada de verano

El Club Libertad de 9 de Julio se encuentra trabajando para comenzar, en breve, la temporada de natación, colonia...

Noticias relacionadas