spot_img
spot_img
27 noviembre 2022

Degradación de la política argentina

Por Eduardo Gallo Llorente gallollorenteedu@gmail.com
Por Eduardo Gallo Llorente
[email protected]

En los últimos días dos noticias llamaron la atención de los observadores atentos. La primera es la posible reelección de Carlos Saúl Menem como senador por la provincia de La Rioja, una de las ocho provincias que deben elegir senador este año.
Luis Bedel Herrera, diputado nacional, ex gobernador y jefe del peronismo riojano, sigue manejando el poder político que concentraba en su tiempo de gobernador. El año pasado invitó a Carlos Menem a encabezar la lista de congresales para la interna partidaria en la que resultó electo presidente del PJ y es el principal impulsor de la reelección como senador del ex presidente. Si se concretara esta posibilidad sería la tercera vez que llegaría a ocupar una banca en el Senado, la última en el 2011, apoyando a CFK con una boleta colectora. Muchos peronistas dicen que Carlos Menem es el mejor candidato que tiene el peronismo riojano a pesar de haber participado en muy pocas sesiones de la Cámara de Senadores en los dos últimos años. Además  tiene todavía varias causas judiciales, entre ellas y la más importante, la de la voladura de la fábrica de armas de Rio Tercero donde fallecieron ocho personas y hubo muchos heridos. La justicia falló a favor de un atentado y condenó a ocho militares por debajo del Jefe del Ejército, General Balza, y desestimó el argumento del ex presidente sobre un accidente. Este atentado se llevó a cabo para esconder el negocio de venta de armas. Si no fuera senador correría el riesgo de terminar preso porque perdería sus fueros parlamentarios. Detención domiciliaria o no, el impacto de una eventual prisión sería muy difícil de sobrellevar para el anciano político riojano de 86 años, dado que su salud parece estar bastante deteriorada.
El segundo tema que llamó la atención y tuvo mucha prensa, fue la lucha por las veredas (espacio público) en la zona de Once. Durante cuatro días, algunos  vendedores ambulantes se manifestaron en contra de la policía y de los inspectores de espacios públicos y cortaron la avenida Pueyrredón en varias oportunidades. Se detuvieron por algunas horas a cinco de los manifestantes más activos, todos ellos extranjeros. Durante la protesta se hizo presente en la zona del conflicto la Sra. Hebe de Bonafini, quien hizo declaraciones en contra del Jefe del Gobierno porteño y de la Policía. También justificó el uso del espacio público por parte de los manteros, por el solo hecho de ser postergados y no tener otra oportunidad de trabajo. También algunos columnistas de Página 12 adhirieron a esta postura en varias notas y  justificaron a los manteros y a los trapitos que se adueñan de las veredas y las calles . Estos últimos, en forma coercitiva, piden importantes sumas de dinero para autorizar el estacionamiento en lugares públicos con la supuesta excusa de cuidar el vehículo, en especial cuando hay importantes eventos. Todo esto es manejado por mafias, barras bravas y algunos policías corruptos, que explotan a gente indocumentada o con antecedentes penales, algo que no se puede justificar ni tolerar. Sería a mi criterio como justificar que los pobres o marginados puedan violar la luz roja de los semáforos, por el solo hecho de haber tenido pocas oportunidades en la vida.
Esto es consecuencia del poco apego al cumplimiento de la ley que tenemos todos los argentinos y a la justificación de muchos jueces garantistas que manifiestan que a la hora de establecer las penas a los pobres y marginados por la sociedad, hay que tener con ellos una consideración especial.
Ahora, estimado lector se preguntará que conexión le adjudico a estas dos noticias, la de Menem como posible candidato a senador y la de los manteros. Creo que ambos temas muestran lo bajo que ha caído  la política en la Argentina. Si Carlos Menen es nuevamente elegido senador, para muchos, es una vergüenza que ocupe un lugar en el Senado, representando a la provincia de La Rioja, por los motivos antes expuestos, su poco apego al trabajo de legislador y peor aún sus problemas con  la justicia. Buscaría ser senador como una especie de escudo protector de las posibles decisiones judiciales que lo involucren. Por otro lado la defensa injustificada que hacen algunos personajes políticos y algunos medios del no cumplimiento de la ley en este caso y en otros, es también una muestra más de la degradación de la política en nuestro país.
Para terminar, la inventiva popular tiene muchas aristas, dichos y chistes y se manifiesta de muchas maneras. En este caso por la redes sociales, hace poco  escribieron: Si un trapito le pega a un mantero, es violencia de género?

Últimas noticias

Estudiantes secundarios de 9 de Julio recibieron netbooks

En la tarde del jueves 24 de septiembre se entregaron netbooks del programa Conectar Igualdad a estudiantes de las...

Noticias relacionadas