2 marzo 2021

Un barquito de papel

[12 de febrero de 2011]

* Por Sonia Elizalde

Nunca me interesaron los barcos, más bien nunca le di demasiada trascendencia a este medio de transporte, he preferido viajar en otros vehículos, sin saber que un barquito…aunque sea de papel, puede transportarme a un universo desconocido, o más bien a un universo que a veces  está tan cerca que no puedo verlo.

Hoy volvía de mi trabajo en Subterraneo hablando de transportes valga la redundancia, en este medio cotidiano que se ha transformado en mi compañero, y en varias cosas más como mi camarín donde me maquillo camino al trabajo o a la facultad, además de trasladarme de una punta a otra de la ciudad en solo pocos minutos, y algo sucedió, diferente, bonito, intenso como aquellos ojos negros que me clavaron la mirada por unos segundos, y esa sonrisa que me devolvió el ánimo cansado que mi cuerpo arrastraba luego de un día ajetreado.

A veces las personas corremos sin parar todo el día, puedo verlo en la sociedad y puedo sentirlo porque tiendo a la imitación de eso que tanto detesto, a veces me veo corriendo de un lado a otro como si un secuaz me persiguiera, ese secuaz es un enemigo encubierto que anda en busca de todos…lo buscan con el nombre de “Tiempo”, y esta al acecho de cada persona desde que se levanta hasta que se acuesta, apurada obviamente porque en breves horas la noche que por fin trae el descanso, culmina y todo comienza de nuevo. Y así día tras día.

Pero por suerte, por casualidad o causalidad vaya a saber que, hoy fue distinto, un viaje distinto, las personas iban subiendo unas tras otras en las diferentes estaciones y yo desde mi asiento las observaba como cada día, algunos leyendo otros con sus auriculares conectados a una música que varía según el gusto, tantas veces tienen el volumen tan fuerte que puedo escucharla si estoy sentada al lado, y otros con la mirada perdida entre los cuales estaba yo, con las ansias puestas en llegar a casa, y mecánicamente dejar la ropa y las miserias sobre una silla, comer, dormir y reiniciar nuevamente el proceso con la nueva puesta del sol.

Pero de pronto y a solo una estación de bajarme, una voz aguda despertó mi atención, era un hermoso niño de no más de siete años, tarareando una canción de León Gieco, una dulzura hecha melodía y con la inspiración de un artista que se consagra en su primer recital, ese pequeño moreno y de ojos grandes cambió por un rato el rumbo de mi atención y mis ganas de llegar mermaron, quería seguir escuchándolo. Cuando termino de cantar recibió unos escuetos aplausos y pasó su gorra, todavía no había pasado la magia entre nosotros.

No fui generosa con lo que aporté a su gorra, en cambio el tuvo un gesto tan grande y generoso conmigo que no lo olvidaré jamás, de pronto se sentó a mi lado, nos observamos en silencio y pude ver como tomo del piso un trozo de papel, y cual diseñador me confeccionó un pequeño barco de papel, me lo dio, me regaló una blanca sonrisa que se destacaba en su piel morena, y se fue corriendo, como cualquier otro niño que corre para jugar a las escondidas.

Me quedé perpleja en mi asiento, creo que con voz muy suave le dije gracias mientras él se iba corriendo, y camino a casa medité hasta el momento que mis dedos plasmaron estas palabras, que lindo gesto, que dulce niño, yo venía cansada de trabajar y un sinfín de tonterías al lado de la vida de este niño que canta en el vagón de un subte seguramente para llevar algo de dinero a su casa, es más que probable que le espere una adolescencia y una vida muy dura , y sin embargo el que intentó sacarme una sonrisa, fue él, con su hermoso barco de papel.

Solo quise transmitir en este papel el torbellino de emociones que me despiertan los pequeños gestos, con algo muy simple podemos cambiar el parecer de las cosas, a veces corremos sin saber por qué, que bueno sería poder detenernos y regalar barcos de papel que roben sonrisas.

Dulce niño trigueño, Dios proteja tu vida, tu barco de papel reposa sobre mi mesa de luz y tu recuerdo en mi corazón.

Últimas noticias

Un triciclo carrozado circula por las calles de la Ciudad

En las calles de la ciudad de 9 de Julio desde hace un tiempo circula un triciclo carrozado que...

Hoy empezaron las clases en la Provincia de Buenos Aires

Finalmente, se puso en marcha este lunes 1º de marzo el ciclo lectivo 2021 en la Provincia de Buenos Aires en los niveles Inicial...

Se corrió la prueba de los 6 kilómetros

El domingo 28 de febrero, la Dirección de Deportes de la Municipalidad de 9 de Julio, llevó adelante en las instalaciones del Autódromo Municipal...

El equipo de Lautaro Pérez campeón en el TopRace Junior

En la definición de las distintas categorías del Top Race, el equipo formado por el joven nuevejuliense Lautaro Pérez logró el campeonato del TopRace...

Manuel García fue suplente en el empate de Sarmiento ante Boca

Sarmiento de Junín empató 1 a 1 con Boca en la Bombonera. El equipo Verde se puso al frente con un gol de Gabriel...

Noticias relacionadas

- Advertisement -