3 diciembre 2021

Natalio J. Cháneton. Médico y dirigente político en 9 de Julio

Por Héctor José Iaconis.
Si alguna vez se desea escribir la historia de la antigua “Asistencia Pública” de 9 de Julio, aquella repartición que hacía las veces de sala de primeros auxilios en el centro de la ciudad, se hallarán desfavorables noticias del rol que esta cumplió durante el primer Peronismo. Con la influencia perniciosa de la politiquería partidaria, entre otras tantas acciones, no dudó el encargado de esos años, enfermero de insípida formación, en negar los cuidados y la atención a aquellos pacientes que no habían accedido a afiliarse al partido gobernante.
En las antípodas de aquel siniestro personaje, se halló un médico que, aunque perteneciendo también a un partido político, con activa militancia, fue el principal propulsor para la instalación de aquel servicio de salud público. Desde ese lugar, tal como lo había hecho antes en Facundo Quiroga, desplegó su labor como responsable en la atención de las personas de menores recursos que no podían acceder a la medicina privada.
Exhortó a los intendentes de turno, correligionarios suyos, para dar impulso a la construcción de aquella sala sanitaria y la adquisición de la ambulancia, anhelos que vio concretados en 1921.
El doctor Natalio J. Cháneton, cuya carrera vital deseamos traer a nuestra página, fue también legislador e intendente municipal de 9 de Julio.
Había nacido en Salto, provincia de Buenos Aires, el 13 de abril de 1884, en el hogar formado por Facundo Cháneton, oriundo de Mercedes y María Nuñez. Bautizado el 22 de junio del mismo año, le fue dado el nombre de Natalio, como su abuelo (1).
Sus padres se habían casado en septiembre de 1881, también en Salto; aunque, cabe señalarlo, los Cháneton pertenecían originalmente a la provincia de Córdoba (2).
La familia la componían varios hermanos, entre quienes se encontraba el prestigioso historiador Abel Cháneton, brillante biógrafo de Vélez Sársfield, a quien su entrañable amigo Enrique Santos Discépolo recuerda en el tango «Cafetín de Buenos Aires»: «Me diste en oro un puñado de amigos […] el flaco Abel, que se nos fue pero aún me guía».
Junto a sus padres, Natalio, se radicó siendo niño en la ciudad de Buenos Aires, en el barrio de La Boca, cerca del Riachuelo. Allí su padre estaba empleado en el Banco de la Provincia de Entre Ríos.

Doctor Natalio Justiniano Cháneton.

AÑOS JUVENILES
Si bien no tenemos referencias acerca de la infancia y adolescencia de quien no ocupa, sabemos que en 1902 fue nombrado maestro de instrucción primaria a bordo del acorazado “Almirante Brown”. Poco más tarde, entre 1905 y 1908 se desempeñó como docente en escuelas de la ciudad de Buenos Aires (3), posiblemente mientras iniciaba sus estudios en Medicina, con el objetivo de contribuir al sostenimiento de su carrera universitaria.

DOCTOR EN MEDICINA
En la Universidad de Buenos Aires se formó como médico. Entre 1908 y 1911 fue practicante ad-honorem en el Hospital Rawson, para pasar a ser, en 1912, practicante mayor (4).
En 1913 presentó su tesis para optar al título de doctor en medicina. La misma versó sobre “Entomatoplastias” y fue publicada el mismo año por la revista “La Semana Médica” en un volumen de 86 páginas (5). Un ejemplar de esta obra se preserva hoy en la Biblioteca Central «Juan José Montes de Oca» de la Facultad de Medicina de la Universidad de Buenos Aires (signatura 1122 T). Su director de tesis fue el doctor Juan José Viton (1878 – 1961), meritorio catedrático.
Era un flamante graduado cuando, en 1913, fue nombrado médico municipal en la localidad de Facundo Quiroga, en el Partido de 9 de Julio. Aquí formó primero su hogar para radicarse más tarde en la ciudad cabecera, donde instaló su consultorio médico. Había contraído matrimonio con María Elena Sanz, hija del hacendado Hermenegildo Sanz y, por este vínculo, también era cuñado del escribano Luis F. Catalá (quien estaba casado con Isolina Sanz), notario que igualmente ejerció en 9 de Julio.

Juan José Viton, su director de tesis. En la Facultad de Medicina fue profesor titular de Patología; suplente de Clínica Médica y Profesor Honorario a partir de 1945.
Banquete que le fuera obsequiado, en 1913, en ocasión de graduarse como médico, por sus colegas del Hospital Rawson. Fotografía publicada por la Revista «Caras y Caretas».

LEGISLADOR E INTENDENTE DE 9 DE JULIO
Dirigente de la Unión Cívica Radical, se había vinculado a este Partido a nivel local, a partir de los años decisivos de 1917/1918, cuando el partido comenzaría a tener predominio en la comuna de 9 de Julio tras los años de la gestión municipal del Partido Conservador. En los comicios legislativos del 30 de marzo de 1919 fue elegido para ocupar una banca en la Cámara de Diputados de la Provincia de Buenos Aires.
Al inaugurarse, el 9 de julio de 1921, la Sala de Primeros Auxilios de 9 de Julio fue puesto al frente de la misma y del consultorio médico gratuito que funcionaba junto a aquella
En las elecciones del 27 de noviembre de 1921 fue elegido concejal municipal, lo que le abrió el camino para el acceso al Ejecutivo municipal. En efecto, en la sesión del 5 de diciembre de ese año, fue elegido intendente municipal del Partido de 9 de Julio.
La prensa adepta al radicalismo recibió con beneplácito la elección de Cháneton, acerca de quien se esperaba que encamine con “mano férrea” la gestión municipal (6). Sin embargo, los deseos de sus correligionarios no se vieron materializados, pues, si bien asumió en enero de 1922 (7) presentó su renuncia en agosto del mismo año.
En marzo de 1922 había trasladado su consultorio médico particular a un inmueble de la avenida 25 de Mayo que antes había ocupado el consultorio del Doctor Martín Puyade. Pero su estadía en la ciudad, en los meses siguientes, fue breve.

EN BUENOS AIRES
La renuncia al cargo de intendente municipal de 9 de Julio fue motivada por su deseo de establecerse nuevamente en la ciudad de Buenos Aires. Para ello, obtuvo el puesto de Oficial Mayor de la Cámara de Diputados de la Nación y retornó como médico del Hospital Rawson.

PALABRAS FINALES
El Doctor Natalio Cháneton falleció en Buenos Aires en 1928. Tras su muerte, la Municipalidad de 9 de Julio le rindió un homenaje, por sus servicios prestados como médico y funcionario (8).
Se le reconocieron sus virtudes como médico y su preocupación por la asistencia de los humildes, en su carácter de mentor y primer director de la Sala de Primeros Auxilios municipal, llamada después con el nombre de “Asistencia Pública”.

Abel Cháneton, uno de sus hermanos. Fue historiador y jurisconsulto de prestigio. Su nombre se encuentra inmortalizado en el tango «Cafetín de Buenos Aires», que escribió su amigo, Enrique Santos Discépolo:
«Me diste en oro un puñado de amigos,
que son los mismos que alientan mis horas,
José, el de la quimera;
Marcial, que aún cree y espera;
y el flaco Abel, que se nos fue
pero aún me guía«.

NOTAS
(1) Archivo de la Parroquia de la Conversión de San Pablo, Salto, Libro de Bautismos n° 29, acta n° 886 (Fuente digital: Family Search – Sociedad Genealógica de Utah).
(2) Ibidem, Libro de Matrimonios n° 14, folio 73.
(3) Archivo de la Cámara de Diputados de la Nación, expediente 828-d-1959, folio 3.
(4) Ibidem.
(5) Cfr. JOSE M. DE BUSTAMANTE Y URRUTIA, Catálogos de la Biblioteca «América». II. Catálogo Alfabético de Autores de Folletos, La Coruña, Patronato Universitario Compostelano – Litografía e Imprenta Roel, 1929, pág. 99.
(6) “El Orden”, año II, n° 58, 9 de Julio, 13 de diciembre de 1921, pág, 1 (copia fotográfica digital en poder el autor).
(7) Archivo de la Secretaria Legal y Técnica de la Municipalidad de 9 de Julio, Libro de Decretos y Resoluciones n° 2, folio 117s (consultado por el autor en 1996, se indica la signatura correspondiente a esa fecha).
(8) Ibidem, Libro de Decretos y Resoluciones n° 3, folio 191.

Últimas noticias

Se presenta la obra “La importancia de la Ñ”

El viernes 3 y el sábado 11 de diciembre a las 21:30 hs en la Biblioteca Ingenieros, el Grupo...

Noticias relacionadas