1 agosto 2021

XXV CONGRESO AAPRESID

gallo_llorenteministroburyaile

                                                                                Ministro de Agroindustria de la Nación Ricardo Buryaile

El 25 Congreso de AAPRESID y el séptimo Congreso Mundial de Agricultura de Conservación se llevaron a cabo en el Centro de Convenciones Metropolitano de Rosario. El Acto inaugural contó, por primera vez, con dos ministros nacionales Buryaile y Bergman, el Gobernador de Santa Fe Lifschitz y la intendenta de Rosario Fein. Los discursos celebraron la visión innovadora de AAPRESID y coincidieron en destacar la necesidad de apostar a prácticas agrícolas sustentables. Apostar a producir mejor para alimentar al mundo, sin dañar nuestro suelo fue la consigna común.

El Congreso este año se tituló KAIROS a quien el Presidente de AAPRESID Pedro Vigneau definió como la calidad del tiempo en que vivimos. Este es un tiempo distinto y las decisiones que tomemos impactarán en las próximas generaciones y enumeró los desafíos por delante y el rol que le cabe a cada uno “Son necesarios nuevos planteos en biodiversidad, cuidar las tecnologías que disponemos, usar mejor los refugios y trabajar juntos los productores con las compañías”, mencionó. También propuso mejorar desde lo comunicacional trabajando en redes, hizo hincapié en cuidar el medio ambiente de acuerdo a las Naciones Unidas, la Encíclica Papal y el acuerdo de Paris. Tras mencionar a la agricultura digital, la biorobótica, la nano tecnología o la bigdata como “disrupciones que vienen y para las que tenemos que estar preparados” dijo que cada vez será más necesario “contar con herramientas para la acción, escuchar más y repreguntarnos si lo que venimos haciendo es correcto”. Por último afirmó que para hacer realidad el sueño común de “convertirnos en el supermercado del mundo” es necesario aunar esfuerzos entre distintos sectores para ver cómo se consigue de la mejor forma.
Por su parte, el representante de la regional de FAO para América Latina y el Caribe, Julio Berdegue aseguró que “nuestra generación tiene la obligación moral y la necesidad imperiosa de construir la agricultura que alimentará al mundo”. Recordó que hay 800 millones de personas que no tienen comida para vivir una vida sana y que es necesario un aporte importante al respecto. “Nos corresponde hacernos cargo de la degradación de la tierra, la labranza excesiva, el uso irracional del agua, de pesticidas o la deforestación que son prácticas que debemos erradicar”, agregó al referirse a la cuestión ambiental, la cual como hemos dicho tuvo mucha atención durante todo el Congreso. “No hay atmósfera sana con suelos enfermos”, sentenció. Por último, dijo que la tarea de la FAO es construir soluciones viables y fiables y que en ese sentido, la Agricultura de Conservación es un ingrediente central. Esa es la agricultura, afirmó.
A su turno, el Gobernador de Santa Fe Lifschitz consideró que AAPRESID “marca agenda del presente y del futuro de la agricultura, que es también la de este país porque es una actividad económica social y fundamental”. Dijo que la labor de hombres comprometidos con la innovación como los pioneros de AAPRESID fueron los que “apostaron a un cambio de paradigma que fue ganando terreno y convirtió a los productores argentinos en los más avanzados en la aplicación de tecnología destinada a la producción sustentable, a la agricultura de conservación con la técnica de la siembra directa”. En este sentido subrayó que los aportes realizados en materia de conservación de los suelos se extendió por toda América del sur, que tiene el 75% de sus sistemas de cultivo por siembra directa, cuando en el mundo sólo lo hace un 11%. La agricultura de conservación es una innovación que introduce en el mundo el capitalismo moderno (con empresas que se rigen por la maximización de la rentabilidad) pero incorpora la visión del equilibrio ambiental y social como otra variable. Para finalizar hizo un llamado a integrar el crecimiento económico con el mejoramiento de las condiciones de vida (pero con respeto al medio ambiente y que el crecimiento llegue a todos los sectores).
Tras el discurso de Lifschitz tomo la palabra el rabino Sergio Bergman quien misturó palabras de tono conciliador y esperanzadoras con fuertes críticas a la gestión kichnerista. Continuando en el terreno político hizo una mención especial a la situación que atraviesa el pueblo venezolano y dijo que no hay que olvidar que “hacia allí nos dirigíamos como país con nuevas formas de populismo, autoritarismo y demagogia “necesitamos academia y ciencia con conciencia y con debate”. Necesitamos estar sujetos a la ley porque eso nos da la posibilidad de que nuestras actividades sean libres, proactivas y selectivas reflexionó. “Estamos aquí para sembrar la Patria y para cosechar en un futuro la nación del porvenir” concluyó Bergman.
El cierre de la ceremonia de apertura del Congreso estuvo a cargo del Ministro de Agroindustria de la Nación Ricardo Buryaile. Luego de felicitar a los organizadores, el funcionario anunció que el evento reúne alrededor de 5000 inscriptos, 277 disertantes nacionales e internacionales, 81 empresas expositoras de insumos y servicios, 22 de maquinarias agrícolas y más de 40 países del mundo participando. “Hace dos años no hubiese sido lo mismo este Congreso en Argentina. Seguramente no lo fue. Hoy tenemos una Argentina donde podemos compartir o discernir pero somos gobernantes que pensamos mas allá de la ideología y pensamos por el bien común de la sociedad”, afirmó el Ministro quien valoró el esfuerzo de los productores de entregar una cosecha récord de trigo y maíz en un año climáticamente complicado, con 18 provincias en emergencia agropecuaria y más de 6 millones de hectáreas bajo el agua. Concluyó su discurso con una frase que buscó alentar la preservación del los recursos: “Nadie cuida mejor el suelo que el productor porque es su capital. La tierra no la heredamos de nuestros padres, sino que se la pedimos prestadas a nuestros hijos” dijo
Las ponencias se desarrollaron en 3 salones simultáneos y 9 pequeñas salas para talleres que trataron una diversidad de temas entre ellos el problema de los excesos hídricos y el elevamiento de la napa. Control de malezas resistentes como rama negra y yuyo colorado y fitotoxicidad en cultivos subsiguientes por efectos de herbicidas. También se trataron temas como fertilización y ambiente, con experiencias en EEUU, donde el lavado y lixiviado de fósforo contaminan al lago Erie, acuíferos en California y en la desembocadura del rio Mississipi, en el Golfo de México. Otro tema al que se le dio importancia en el Congreso fue la inclusión de cultivos de cobertura con el objetivo del control de maleza y de mantener la napa a niveles más bajos que cuando no se realiza ningún cultivo y el barbecho largo acumula demasiada humedad. El INTA de Marcos Juárez ha estimado que la evapotranspiración de una soja de primera es de sólo 700 mm. anuales y como los últimos años las lluvias en esa zona han superados los 1000 mm. tienen la napa en superficie en muchos sitios. Se habló también del tema de la agricultura de precisión con dosis variables de fertilización, estos son, dentro del costo de implantación de los cultivos, los más importantes, por eso hay que tenerlo cada día más en cuenta. En general los asistentes, la mayoría jóvenes, quedaron muy conformes con los temas y la organización del Congreso, esperando el del próximo año.
Eduardo Gallo Llorente
4 de Agosto 2017

Últimas noticias

Covid: hay 407 casos activos

Los casos activos de Covid en el distrito de 9 de Julio son 407. En la jornada de hoy...

Noticias relacionadas