2 agosto 2021

Se cumplen seis años de las trágicas «picadas»

PICADAS15A seis años de la trágica madrugada del 15 de febrero de 2008, en la que perdieron la vida los jóvenes Renzo Javier Blanco (19), Fabián Alejandro Valbuzzi (22) y César Ezequiel Tolosa (19) aún quedan las secuelas en la comunidad de 9 de Julio.

A la pérdida irreparable y el dolor para las familias y amistades de los jóvenes se le sumó la conmoción que causó en general en la Ciudad, como así la repercusión a nivel nacional.
Aquel día las tres víctimas fatales participaban de «picadas» en motos en la prolongación de la Avenida Agustín Alvarez (frente al Autódromo), junto a otros jóvenes que no sufrieron el mismo destino.
Si bien han sucedido distintos accidentes, ese hecho fue muy particular y quedará en la historia local porque se fueron tres vidas jóvenes de una sola vez.
Por otro lado, aquella jornada de la tragedia de las picadas no fue un hecho aislado. En 9 de Julio, como en otras ciudades, es una modalidad que algunos jóvenes adoptan en sus momentos de diversión.
Claro está que lo que parece una aventura o un pasatiempo puede convertirse en una trampa mortal. En la etapa de la juventud, en general, no se mide el peligro.
Las picadas parecen muy difícil de erradicar, para eso hay que modificando la conciencia de quienes las llevan adelante. Están prohibidas en las calles y rutas por el peligro que representa para quienes las practican y para el prójimo.
Sin embargo, en este último tiempo vecinos han advertido que en Ruta 65 motociclistas realizaban maniobras de riesgo a altas velocidades con el riesgo latente de ser embestidos por automóviles y ómnibus.
Días pasados el Director del Hospital Julio de Vedia hizo notar que en los últimos seis meses dicho nosocomio recibió un promedio de dos accidentados por día (374 personas en 180 días), y su atención demandó un gasto de un millón de pesos. Si bien los accidentados se desplazaban en distintos vehículos, una parte importante eran motociclistas.
El tema del tránsito en general, de las motos en particular, de los jóvenes y las conductas adoptadas en grupo da para un largo y pormenorizado análisis.
Es la expresión de deseo desde nuestras páginas que algún día cambie esta situación, se disfrute la moto como un paseo placentero sin hacer ningún tipo de demostraciones riesgosas.

Últimas noticias

Tandil y Chascomús: estancias para descubrir

Los destinos clásicos no dejan de sorprender, siempre tienen una joya lista para deslumbrar y cautivar a quienes los...

Noticias relacionadas