25 septiembre 2021

Marta Barbieri, medio siglo de vida comercial

marta barbieri4* Se trata de la comerciante con más trayectoria, en esta ciudad, en el rubro juguetería.
* A lo largo de cincuenta años incursionó en otras actividades comerciales, tales como bazar y mercería.
* Los cinco decenios que enmarcan su carrera comercial definen su prestigio en esta comunidad, a partir de una conducta empresarial intachable.
* Sus clientes conocen sobradamente la dedicación que, Marta, pone a su actividad con una auténtica entrega.
* A la calidad de los variados artículos que ofrece, se conjuga una muy cordial atención, que permite al cliente de sentirse acogido en un clima amistoso y familiar.
* El negocio le permitió ganar un sinnúmero de amigos.

Hace más de diez años atrás, para esta misma sección semanal en la cual se recogen semblanzas biográficas de personas destacadas de nuestra comunidad, quien escribe esta nota tuvo el privilegio de entrevistar, en dos ocasiones distintas, a don Félix Barbieri y a su hijo «Coco», dos artistas que supieron transmitir su arte con generosidad, dos personas muy apreciadas y recordadas entre los nuevejulienses. Hoy, el placer vuelve a renovarse al mantener el diálogo periodístico con Marta Barbieri, hija de don Félix y hermana de «Coco», destacada comerciante de esta ciudad, que ha reunido una trayectoria de cincuenta años en el rubro de juguetería y bazar.
¿Qué hay en común entre estas tres entrevistas? En aquel momento, como ahora, el cronista ha podido encontrar una analogía, una característica que define la personalidad de los tres: el brillo en sus miradas, ese fulgor que brota del alma de las personas buenas que se ve, precisamente, a través de los ojos.
Ese destello que irradiaba la mirada bondadosa de don Félix, se observaba también en la pupila a «Coco», ese ser inolvidable, tan lleno de luz y de bonho-mía. Esa bondad natural se ve, del mismo modo, en la mirada franca de Marta, siempre de trato afable, dispuesta a brindar una sonrisa que invita a la cordialidad y hace sentir al interlocutor en un clima de familia.
Cuando se traspone la puerta de ingreso a «Dary Pa’s» (ubicado en la avenida Vedia, a pocos metros de la esquina de La Rioja), Marta recibe al cliente como si se tratara de un amigo. Esa impecable conducta le ha permitido desplegar un itinerario comercial de cincuenta años. De esta manera, «Daru Pa’s» es, en la actualidad, el comercio con más trayectoria en esta ciudad en el rubro de juguetería.
Marta nació en 9 de Julio, en la esquina de la avenida Garmendia e Hipólito Yrigoyen, en el hogar formado por Feliz Barbieri y Caye-tana Arcaría. En ese barrio transcurrió su infancia. Allí su padre tuvo una conocida despensa y, no faltaba la ocasión para que, quien se lo solicitara pudiera disfrutar de las ejecuciones en bandoneón que acostumbraba hacer con gran talento.
Don Felix fue una persona querida en su barrio y en su comunidad. Generoso, altruista y noble, en su paso por la vida había cosechado gran cantidad de amigos.
En la casa paterna, el 23 de agosto de 1963, Marta, instaló su primer comercio, en el rubro de mercería y perfumería, en un local ubicado sobre la calle Yrigoyen, para luego pasar a otro, en la misma esquina, pero con salida hacia la avenida Garmendia.
Aún recuerda los inicios, hace medio siglo, cuando reunió cinco pesos que le permitieron viajar a la ciudad de Buenos Aires y realizar las primeras compras. En esos años, se trasladaba en ferrocarril, y en las firmas mayoristas ubicadas en el barrio de Once, se adquirían los diferentes artículos para la reventa.
Con los años, Marta, fue incorporando a la mercería un variado stock en regalería, artículos de bazar, tienda y juguetería.

EL COMERCIO DE LA CALLE ENTRE RIOS
En 1970, Marta Barbieri, trasladó su comercio a la calle Entre Ríos (hoy Arturo Frondizi) entre Río Negro (hoy Cardenal Pironio) y Tucumán, donde estableció su domicilio particular. En un principio, instaló el negocio en un salón ubicado en la parte posterior de la casa, para luego pasar adelante, en un local más amplio.
Cuando nació su hijo mayor, Darío, bautizó su comercio con el nombre de «Dary Pa’s», una denominación que hoy tiene un sólido reconocimiento comercial en nuestro medio.
No son pocas las personas que recuerdan el salón de «Dary Pa’s» de la calle Entre Ríos y la concurrencia de la numerosísima cantidad de clientes en los días previos a la Navidad, la víspera de Reyes, el Día del Niño y otras festividades. Más de dos cuadras llegaban a ocupar los vehículos que buscaban un estacionamiento para ir a «Dary Pa’s» y, en la vereda, se formaban largas colas para poder ingresar.
Hace más de treinta años, fue una de las pioneras en la implementación de los planes de compras que actualmente mantiene. Los Mini Planes Dary Pa’s permiten que, muchas personas de menores recursos puedan acceder también a las compras de aquellos artículos que deseen. Para ello, existe un sistema de cuotas disponible hasta en doce pagos.

«DARY PA’S EN VEDIA Y LA RIOJA»
Hace alrededor de 23 años, «Dary Pa’s», con bazar y librería, poniendo especial énfasis en juguetería, trasladó sus instalaciones a la esquina de la avenida Vedia y La Rioja. Al principio se ubicó en un amplio salón ubicado en la esquina, para luego pasar a ocupar el local actual, a pocos metros.
«Con el correr de los años -recuerda Marta- los juguetes fueron cambiando. Hoy los chicos se acercan y me solicitan, por ejemplo, los que ven en la televisión, así que me obligan a estar permanentemente actualizada sobre las novedades. Hace años que me dedico exclusivamente al rubro de juguetería».
Hay marcas que todavía persisten, de aquellas que vendía en sus años iniciales. Tal es el caso de «Duravit» y «Rondi» o de la línea «Playmobil», entre otras.
De la época en que tenía su comercio en la calle Entre Ríos todavía conserva muchos clientes; como así también, a hijos y nietos de sus clientas de la calle Garmendia. Puede decirse que, Marta, ha brindado su atención comercial a cuatro generaciones: abuelos que hoy son bisabuelos, padres que hoy son abuelos y niños de entonces que hoy son padres.
«Es hermoso recibir afecto de la gente, que venga un cliente y me diga que se acuerda cuando me compraba en el negocio de la calle Entre Ríos. Todo ello me llena el alma, me da fuerza para seguir y me ayuda a vivir», manifiesta.
Ciertamente, el negocio le ha permitido cosechar una gran cantidad de amigos. Por ejemplo, desde hace más de cuarenta años, es cliente de la Distribuidora «Omar» y, desde hace treinta y cinco, de Distribuidora «Latapy». Con esas firmas, con sus agentes comerciales, mantiene una relación casi de familia.

GRATITUD Y RECONOCIMIENTO
Marta Barbieri es una persona agradecida del afecto y de la confianza que, a lo largo de tantos años, le han manifestado sus clientes. Al mismo tiempo, también expresa su gratitud a quienes la iniciaron en la publicidad, Walter Moreyra, Edgardo De Risio y su amigo Juan Carlos Bravo y señora.
De manera especial, Marta, recuerda a cada una de las jóvenes que formaron parte del personal de «Dary Pa’s». Por todas ellas siente cariño y agradecimiento por todo cuanto le brindaron.
Particularmente, guarda un sentimiento de gratitud especial hacía Stella Maris Palacios, una eficaz colaboradora de muchos años. Ella tuvo gran disponibilidad, en todo momento, para «Dary Pa’s», debiendo ausentarse de esta casa para trabajar junto a su hermano en un emprendimiento gastronómico.

SU FAMILIA
En la actualidad, la familia de Marta está conformada por su madre, Cayetana; sus dos hijos, Darío y Paola Martínez y por sus cinco hermosos nietos: Victoria y Valentina, Esteban, Francisco y Nico.
Además, en el corazón vive de manera especial el recuerdo de su hermano, «Coco», fallecido hace algunos años, y el de su padre.

PALABRAS FINALES
A lo largo de cincuenta años, Marta, sigue marcado un camino; porque su vigencia comercial precisamente radica en las cualidades o virtudes que fundamenta prestigio: honestidad, determinación, empatía, optimismo, perseverancia, capacidad de escucha y conocimiento de su rubro.
Marta una persona llena de energía y entusiasmo. Tiene suficiente energía como para trabajar todo el tiempo que sea necesario, y suficiente entusiasmo como para trabajar con alegría y pasión, y contagiar dicho entusiasmo al cliente.
Honestidad y sinceridad son otras dos virtudes distintivas en Marta, que la convierten también en un ejemplo de constancia, tesón y voluntad.

Últimas noticias

Llevaron la camiseta de Quiroga al cerro Tres Picos

La camiseta Nro 8 del Club Atlético Quiroga, además de tener el ida y vuelta desde la mitad de...

Noticias relacionadas