7 diciembre 2021

Disensos en el Justicialismo y en el Radicalismo, tras el regreso de la Democracia

UCR PJ escudosEl próximo 30 de octubre se cumplen 30 años de las elecciones generales convocadas por el Presidente Provisional de la Nación General de División Reynaldo Benito Bignone, sucesor del Teniente General Leopoldo Fortunato Galtieri, quien había renunciado a la presidencia el 17 de junio de 1982, después de la derrota argentina en la Guerra de las Malvinas.

El gobierno llamado el Proceso de la Reorganización Nacional, derrocó a María Estela Martínez de Perón, el 24 de marzo de 1976, permaneciendo en el poder durante siete años y luego de Malvinas, a sugerencia de la Multipartidaria, convocó a elecciones. El Proceso de Reorganización Nacional estaba terminado, hacía mucho que el tiempo castrense había finalizado. Sólo era cuestión de reconocerlo.
En la contienda electoral de 9 de Julio, se presentaron los candidatos a Intendente Municiplal , por la Democracia Cristiana Raúl A. González, por el Movimiento de Integración y Desarrollo Gildo R. Migilierina, por la Alianza Democrática Socialista José Zabala, Alianza Federal Carlos Tinetti, Unión Cívica Radical Enrique C. Alvarez, Partido Justicialista Jesús A. Blanco y por el Partido Intransigente Juan J. Enrico.
El Justicialismo había ganado en 9 de Julio, las elecciones de 1948, 1952, 1962, 1973, consolidando su mayoría electoral y para el comicio de octubre 1983, esta corriente política se perfilaba como nuevamente vencedora llevando como candidato a Intendente Municipal a Jesús A. Blanco, quien había triunfado en las dos últimas elecciones.
En los tiempos de elecciónes, en los partidos políticos suelen aparecer cuestiones imponderables en las líneas internas que llegan hasta el borde de un cisma. En efecto, quince días antes de la elección de octubre de 1983, el candidato a Intendente del PJ Jesús A. Blanco, presentó su renuncia a la candidatura, que tuvo gran resonancia no sólo en el Justicialismo sino en los demás partidos políticos y en la comunidad, Blanco había aumentado su prestigio en su eficiente administración comunal. Las causas de la renuncia se originaron por lo hechos que fueron ocurriendo en el seno de la dirigencia del Justicialismo que no condicen con las buenas prácticas partidarias de la democracia, a la que siempre se ha pretendido servir. Solucionado el conflicto interno por una resolución adoptada por el Consejo Provincial que garantizó el desenvolvimiento sin interferencias de las autoridades partidarias locales, Jesús Blanco y los candidatos a concejales municipales y consejeros escolares en su totalidad, solidarios con la decisión del candidato a Intendente, resuelven proceder al retiro de sus respectivas renuncias.
Realizado el comicio el 30 de octubre de 1983, una vez conocido el escrutiñio final, fue una sorpresa, la mayoría del electorado se había inclinado por el candidato a Intendente de la UCR Enrique Cesáreo Alvarez, que obtuvo 13753 votos , contra 10662 sufragios obtenidos por el candidato del PJ Jesús Abel Blanco.
Cuando el electo Intendente Abogado Dr. Enrique Alvarez comenzó a designar a las personas que conformarían el gabinete de su gobierno municipal, dentro del seno del radicalismo surgieron voces manifestando el desacuerdo con algunas designaciones, por cuanto el Comité partidario, el 10 de octubre de 1983, trató los lineamientos que debían tenerse en cuenta para la designación de los funcionarios que compondrían el gabinete municipal, en caso de lograr el triunfo del partido en las elecciones del 30 de octubre y se fijaron las pautas para las designaciones sin coartar la libertad del Intendente para elegir sus colaboradores y se estableció, que debían tener: Capacidad, austeridad y honestidad “. “ De una larga militancia radical “. Que no hayan participado con el Proceso defacto instaurado el 26 de marzo de l976, derrocando un gobierno constitucional “. Se acercaba el día de la asunción de las autoridades y no se salvaban los escollos surgidos, se precipitó el cisma, el Dr. Alvarez, presentó su renuncia ante la Junta Electoral de la Provincia. Explicando a los medios de difusión locales, que motivaba esta decisión la existencia de criterios dispares e irreconciliables, que hacen imposible pueda asumir en plenitud la alta responsabilidad que me confiara la ciudadanía.
El 10 de diciembre de 1983, asumió el Abogado Dr. Abel A. dc la Plaza, la conducción de la comuna por la ley de sucesión, como primer concejal electo, debió reemplazar al Intendente renunciante. El Comisionado saliente Raúl F. Porthe, leyó en el HCD un mensaje de despedida. El Intendente Municipal Dr Abel de la Plaza, en uno de los pasajes de su discurso inaugural, dijo: “ Asumo el gobierno municipal en un momento particular: por un lado, surgiendo de una crisis interna recientemente planteada en el seno del Partido; y por otro lado, frente a esta otra crisis, tremendamente más grave, es la que viene soportando la Nación.
La crisis partidaria, probablemente superada, pertenece al pasado político del Partido y como tal, la historia será la encargada de juzgar la conducta de los hombres: nosotros no podemos arrogarnos la función de jueces en este proceso. Pero, estas dificultades no nos hagan perder de vista la verdadera crisis que es la que asola a nuestra patria, que aunque pertenece al pasado, condiciona nuestro futuro por muchos años. Se trata de un proceso que se ha consolidado en estos últimos 50 años, recreado a través de los sucesivos golpes de estado qu han ido corrompiendo los cimientos de la República “.
( Del Archivo de Publicaciones Periodísticas “ Esc. Ricardo G. López “ de Diario El 9 de Julio).

Últimas noticias

Pehuajó pidió justicia por Bárbara Zabala

Este lunes 6 de diciembre, en el segundo aniversario del femicidio de Bárbara Zabala se llevó a cabo una...

Noticias relacionadas