spot_img
spot_img
19 enero 2022

Azul: la lectura orante, clave para el encuentro personal con Cristo

El obispo Miguel Esteban Hesayne, fundador y director del Instituto Cristífero, sostuvo que el encuentro personal con Cristo en la vida terrenal es “el tema de vida o muerte para todo hombre o mujer que vienen a este mundo. Es el tema que define el ser y misión del cristiano. Es el objetivo central del ser de la Iglesia: Anunciar a Jesucristo resucitado a la humanidad entera”.

El prelado consideró que una forma sencilla y vívida de hacerlo es mediante la lectura orante de la Palabra de Dios, que, explicó, “es lo que se ha intentado ofrecer al pueblo de Dios en las lecturas bíblicas de la celebración eucarística”. Precisó, sin embargo, que “para que la lectura bíblica sirva de mediación e ir logrando un encuentro con el mismísimo Señor Jesús Resucitado, se requiere el tiempo que se brinda entre personas humanas para escucharse, dialogar, intimar, relacionarse de tú a tú y no simplemente un saludo protocolar o un acto de presencia física en alguna reunión”. “Es preciso darse tiempo y espacio como para el alimento o la higiene del cuerpo. Claro está, no para cumplir con una práctica religiosa sino para cobrar una mentalidad de discípulo de Jesús Resucitado que se manifieste en las opciones más íntimas como en las más públicas. Es vivir transparentando el Evangelio del Señor en el diario vivir”, subrayó.

Imprimir Enviar por mail | Compartir:
El obispo Miguel Esteban Hesayne, fundador y director del Instituto Cristífero, sostuvo que el encuentro personal con Cristo en la vida terrenal es “el tema de vida o muerte para todo hombre o mujer que vienen a este mundo. Es el tema que define el ser y misión del cristiano. Es el objetivo central del ser de la Iglesia: Anunciar a Jesucristo resucitado a la humanidad entera”.

El prelado consideró que una forma sencilla y vívida de hacerlo es mediante la lectura orante de la Palabra de Dios, que, explicó, “es lo que se ha intentado ofrecer al pueblo de Dios en las lecturas bíblicas de la celebración eucarística”.

Monseñor Hesayne lamentó que “el rito romano actual no se logra la intención pastoral según el Concilio Vaticano II de devolverle al Pueblo de Dios, el alimento indispensable de la Palabra de Vida eterna como la llama el mismo Jesús”.

“El rito actual no ofrece el tiempo y la disposición para una escucha comunicativa y dialogal, personal y comunitaria con el Señor Resucitado y entre los mismos miembros de la Comunidad. Por esto, por ahora, se impone que quienes quieran ser cristianos de verdad se han de tomar tiempo de sus vidas para una lectura orante de la Palabra de Dios (Biblia)”, subrayó.

El obispo estimó que “para que la lectura bíblica sirva de mediación e ir logrando un encuentro con el mismísimo Señor Jesús Resucitado, se requiere el tiempo que se brinda entre personas humanas para escucharse, dialogar, intimar, relacionarse de tú a tú y no simplemente un saludo protocolar o un acto de presencia física en alguna reunión”.

“Es preciso darse tiempo y espacio como para el alimento o la higiene del cuerpo. Claro está, no para cumplir con una práctica religiosa sino para cobrar una mentalidad de discípulo de Jesús Resucitado que se manifieste en las opciones más íntimas como en las más públicas. Es vivir transparentando el Evangelio del Señor en el diario vivir”.

Fuente: AICA.

Últimas noticias

La Liga aprobó la reanudación del fútbol

El Consejo Directivo de la Liga Nuevejuliense de Fútbol se reunió este martes por la noche para resolver la...

Noticias relacionadas