spot_img
spot_img
6.7 C
Nueve de Julio
martes, julio 16, 2024

Carlos Alberto Malone. Nunca es tarde

* Nacido en esta ciudad, en el hogar de una conocida familia nuevejuliense, transitaron también aquí su infancia, juventud y madurez.
* Ligado, desde muy joven, a la música, su gran vocación, integró varios conjuntos, explorando los más variados géneros musicales.
* Durante varias décadas perteneció a agrupaciones corales de esta ciudad.
* En la actualidad, volcado del dibujo y a la pintura, desarrolla un labor muy interesante que le ha permitido redescubrir otras dimensiones del arte.

En mensaje de Carlos Alberto Malone, cuya semblanza biográfica hoy traemos a esta página, está lleno de esperanza. Su vida, ligada siempre al arte, es absolutamente testimonial y, a partir de su actual labor vinculada a la pintura y al dibujo, nos deja una gran lección, resumida en la expresión que encabeza el artículo: “Nunca es tarde”
Nacido en 9 de Julio el 3 de junio de 1946 fueron sus padres Eduardo Malone, conocido carnicero en esta ciudad y Teresa Garré.
Su infancia transcurrió en la barriada en la calle Santiago del Estero entre San Martín y Salta.
Siendo alumno de la Escuela N° 4, donde era director el recordado educador José Francisco Tapia, descubrió su vocación musical.
Carlos, en diálogo con EL 9 DE JULIO, recuerda que “el profesor Tapia hacía el diapasón de la guitarra con las gomas de borrar y los copiaba en mimeógrafo”.
“Así –añade- me marcaba los tonos y me enseñaba canciones. Aún muchos alumnos del profesor Tapia conservan esas carpetas con las partituras, por medio de las cuales enseñaba a sus alumnos”.

LA MECANICA Y LA RECTIFICACION DE MOTORES
Sus estudios secundarios los cursó en la Escuela Fábrica, hoy Escuela de Educación Técnica. Al culminarlos, emprendió un oficio afín a la mecánica, la rectificación de motores. Trabajó en la firma “Malpere & Cía”, cuyas instalaciones se encontraban en la esquina de Bartolomé Mitre y Entre Ríos (hoy Arturo Frondizi).
“Allí –evoca Carlos- tuve como patrón y también como amigo a Héctor Iaconis. Él siempre me aconsejaba que aprenda el funcionamiento de todas las máquinas. Así lo hice, seguí sus consejos y eso me sirvió mucho porque, años más tarde, pude independizarme”.
En efecto, de manera independiente, Carlos ejerció su oficio durante más de cuarenta años, constituyendo diferentes firmas.

LOS PRIMEROS CONJUNTOS
Contaba apenas catorce años de edad cuando, por iniciativa de Carlos, fue conformado el conjunto “Los Remeseros”, integrado también por el “Gringo” Chiarello, “Chiche” Bombini, Carlitos Polidori y Horacio Viola. Tras la trágica muerte de este último, en un accidente aeronáutico, el grupo se disolvió.
Mientras cumplía las obligaciones del servicio de conscripción militar, también integró un conjunto musical, con el mismo nombre que tenía el anterior. Esta vez compuesto por conscriptos, el grupo no conocía de limitaciones geográficas, pues había músicos de diferentes provincias. Tan acertada fue esa conjunción de valores que, el nuevo grupo “Los Remeseros” ganó un festival de música sureña en Pehuajó. Desde luego, este grupo duró poco más de un año, el tiempo que permaneció Carlos en el servicio militar.
Años más tarde, junto a Oscar Amantea y Carlos Scoco, Carlos Malone, integró el notable trío “Confluencias”, de rama folklórica.
Justamente en el tiempo de las orquestas típicas y de jazz, estuvo ligado a la música moderna. Por espacio de nueve años, formó parte de “Los Zorros Grises” y “Agrupación Nueve”. Carlos Malone, “Chepo” Fileccia, “Pelusa” Montalbano y José Luis Naudín, eran algunos de sus integrantes.

Carlos Malone junto a Oscar Amantea y Carlos Scoco, integrando el trío “Confluencias” (fotografía tomada en 1987).

LA MUSICA CORAL
En su prolongado itinerario musical, la música coral ocupó un lugar gravitante. Puede decirse que Carlos recorrió casi la totalidad de formaciones corales nuevejulienses.
Por un breve tiempo pasó por el Coro Polifónico “Ciudad de 9 de Julio”, para luego unirse a “Canto en Familia”, el coro nacido a instancias de la familia Verde. A partir de agosto de 1988 se incorporó a “Coral Reencuentro”, en sus horas preliminares.
No son pocos quienes recuerdan a Carlos Malone junto a la inolvidable Montserrat Gavaldá, cantando en los casamientos. Efectivamente, durante muchos años ambos participaban de las ceremonias matrimoniales, tanto de las parroquias y capillas de la ciudad como en las realizadas en el Monasterio Benedictino de Los Toldos, canto el Avemaría.

OBRAS DE ARTE
Luego de transitar un problema de salud que le impidió continuar trabajando, Carlos Malone, comenzó a desarrollar una labor artística muy interesante, en gran medida ligada al dibujo lineal, que siempre fue su pasión.
“Comencé –explica- a dibujar mandalas y luego de darle diferentes tonalidades. Me sugirieron que utilizada la madera como soporte. Entonces, comencé a trazar sobre madera y, al mismo tiempo, confecciono los soportes respectivos. También estoy trabajando con puntillismo”.
El mes pasado realizó la primera exposición de sus trabajos en la vidriera de la Farmacia Mutual AMECONJ, invitado por Raúl Pastor (de FM “Arco Iris”) junto a Walter y Silvia Martín de OSECAC. De esta manera, la comunidad de 9 de Julio, los vecinos que a diario transitan por esa vereda céntrica de la ciudad, pudieron admirar las obras de Carlos, las cuales se encuentran disponibles para la venta.
“Nunca es tarde para emprender algo nuevo. Si alguien atraviesa un problema de salud u otros similares, mi consejo es que acupe la mente en generar cosas positivas. De esta manera, va a poder olvidarse de las cosas negativas, pensando en positivo, que todo va a salir bien”, afirma Carlos.

Sus obras, expuestas en la Farmacia Mutual AMECONJ.

SU FAMILIA
El 1 de junio de 1975 contrajo enlace con Stella Maris Carneri. Con su familia se estableció en la calle Hipólito Yrigoyen casi Nicolás Avellaneda.
Carlos y Stella Maris tiene tres hijos: Gaspar, actualmente radicado en Brasil; Emilia, radicada en Pergamino y Manuel, que vive en esta ciudad. Gaspar y Emilia son doctores en Genética y Manuel es un conocido técnico en reparación y mantenimiento de aires acondicionados y calderas.
Un motivo de especial orgullo, sin dudas, son sus nietos: de su hijo Gaspar y su esposa Paula tiene dos nietos, Isabella y Felipe; de Emilia y su esposo Pablo Molinari tiene otros dos nietos, Thiago y Tomás y de Manuel y su esposa Carmen, tiene otras dos nietas, Micaela y Agustina.
También tiene dos hermanos, Eduardo y Claudio.
Carlos cuenta con familiares suyos muy ligado a las artes plásticas: Eliana Moro, Inés Garré y Lol Malone, la última de proyección internacional, actualmente radicada en Málaga, España.

PALABRAS FINALES
Carlos Malone ha descubierto en el dibujo y la pintura un espacio donde hallar sosiego y armonía. Sus obras, precisamente, reflejan esa cualidad de lo armónico conjugado con la creatividad.
A través de sus cuadros aporta esa buena energía que irradia de la combinación cadenciosa de los colores y en la precisión de los trazos. Celebramos este camino iniciado por Carlos, reiterando su lema, siempre tan actual: “Nunca es tarde”.

Más noticias