spot_img
spot_img
15 C
Nueve de Julio
sábado, junio 22, 2024

Wilson Saliwonczyk volvió a Europa después de diez años


El improvisador Wilson Saliwonczyk regresó al Viejo Continente participando de distintos festivales en un intercambio cultural muy interesante. El motivo de su viaje por un lado fue porque tenía una necesidad de trabajo ante la crisis, pero al mismo tiempo rescató a su regreso que fue muy fructífero porque pudo reencontrarse con amigos y enriquecer su alma. El viaje se extendió del 29 de julio al 22 de agosto.
Este artista de 46 años nacido en Los Toldos, y nuevejuliense por adopción pudo volver disfrutar de una experiencia distinta en una «misión europea» después de diez años, recobrando un valor especial. Así como en su labor en la quinta, Wilson comprobó que en el mundo del arte con sus amistades se puede cosechar su siembra, al ser recibido con mucha calidez.
En diálogo con «EL 9 DE JULIO» Wilson Saliwonczyk comentó «hace tiempo que tenía ganas de volver porque hacía diez años que no iba y allá tengo muchos amigos de tantas veces que fui. Entre 2005 y 2012 fui siete veces, estuve participando en festivales , certámenes o encuentros de improvisación en Galicia (Regueifada), en el País Vasco (bertsolaris), en Cataluña (glosadors), en el Sur de España (Troveros) en Italia (Cantastorie), a eso se suman improvisadores de sudamérica que viven en Europa como trovadores colombianos, repentistas cubanos».
«Estuve en festivales de tango por el sur de Europa, festivales de música, centros culturales, casas de América como la Casa de América en Cataluña y en París» señaló el payador Wilson Saliwonczyk. En distintos viajes anteriores recorrió Bélgica, Inglaterra, Alemania, Suiza, Francia, Italia, España, Islas Canarias, y también Africa. En esta ocasión visitó sólamente el Norte de la Península Ibérica, habló de la fuerte identidad cultural de cada una de las naciones como la gallega, la vasca y la catalana. Realizó varias actuaciones en Galicia en Santiago de Compostela, en Vigo, también en Zamora, en Remolino, cerca de Zaragoza, así también en el País Vasco, en Cataluña.
«Este viaje surgió por eso, porque hace mucho que no iba, tenía muchas ganas de ir y además apretado por la situación económica debido a que para la quinta este fue un año duro, por la crisis económica y los problemas climáticos y la post cuarentena. Como siempre el ser humano emigra en épocas de crisis, principalmente fui a trabajar por lo difícil que estaba todo acá», señaló Wilson Saliwonczyk.
A modo de balance de esta experiencia sostuvo «lo que rescato es cómo se va cosechando a lo largo del tiempo despacio, una siembra que uno ni siquiera hace intencionalmente . Uno se fue relacionando con determinado tipo de gente y entonces, surgieron estas actuaciones maravillosas en lugares preciosos, públicos hermosos, muy lindos y la pasé muy bien, con organizadores maravillosos».

Más noticias