4 agosto 2021

Diario “EL 9 DE JULIO” cumple 112 años

Hoy, el Diario EL 9 DE JULIO, cumple 112 años de permanencia ininterrumpida en la comunidad de 9 de Julio. Con la mirada siempre puesta en el presente, pero sin olvidar la rica historia pasada y los destellos del porvenir, el Diario prosigue en la senda trazada por quienes sentaron su ideario periodístico, con un objetivo siempre claro e imperecedero: defender el bien común de la sociedad de 9 de Julio.

Hoy en día, en que la noticia llega al lector por diferentes medios, ya no sólo los tradicionales sino también aquellos vinculados a los grandes avances tecnológicos de las últimas décadas, “El 9 de Julio” ofrece a miles de lectores, que se encuentran en diferentes partes del mundo, la posibilidad de leer sus noticias tanto a través de la web como en las redes sociales.
Hoy, en el difícil contexto de esta pandemia de COVID-19 que ha afectado a la humanidad de manera global, a pesar de las dificultades por las que atraviesan, en los últimos, los medios gráficos del interior del país, “El 9 de Julio” sigue en su itinerario informativo, firme en sus ideales y convicciones, brindándose  a todos los nuevejulienses como un espacio siempre abierto y plural.

UNA MIRADA SOBRE NUESTRA HISTORIA
«EL 9 DE JULIO», comenzó a circular por las calles de 9 de Julio, el  sábado 15 de mayo de 1909, bajo la dirección el poeta y profesor Mariano Arroyo Vázquez. La redacción, administración y talleres fueron instalados en un modesto edificio relativamente pequeño. El equipo impresor estaba compuesto por una pequeña minerva a pedal, marca «Diamant» (la misma, en la actualidad, se conserva expuesta en la sede del Diario), donde se estampaban las páginas que llegaban al lector dos veces por semana (miércoles y sábados).
En el primer cuarto de 1911, el periódico se hallaba bajo la dirección de Valentín Pérez, y las instalación habían sido ubicadas en una vivienda de la calle Catamarca (hoy Ramón N. Poratti) al 579. Por entonces, también se hallaba a cargo de la hoja el fotógrafo Pérez (1887-1974), quien también trabajaba como fotógrafo en el estudio de Rafael Adobato y descollará más tarde en ese oficio en la localidad de América.
El 1º de enero de 1912, la imprenta pasó a manos de la firma comercial integrada por Mariano Caccialanza, Santiago de la Torre y José Schiaffino. En el último, debió ocupar la dirección, atrayendo hacia sí un cuerpo de redactores de conocido prestigio. Entre aquellos cabe recordar a Francisco Camps, director, más tarde, de «Miniaturas» y «El Imparcial»; D. Fontanarrosa; Alfredo Pastorino; Pedro J. Molinari y Francisco De María. En la jefatura de la redacción se hallaba el joven maestro José G. García, quien con el devenir del tiempo se destacó en los ámbitos culturales de la sociedad nuevejuliense.
Por esta época comenzaban a editarse algunos suplementos especiales, con tipografía en color e ilustraciones también coloreadas en varios tonos.
En 1915, con motivo de la Exposición Universal de Filadelfia, en los Estados Unidos, fueron expuestos varios ejemplares del periódico. Con poco más de un lustro de existencia, mereció ser distinguido con un diploma y una medalla de honor.
A lo largo de la década de 1920, el periódico buscó una consolidación, de la mano de los directores Mariano H. Acosta y Salvador Gómez, respectivamente. Además de incrementarse el tamaño del formato del papel, creció el número de artículos y colaboraciones, y los suscriptores pudieron gozar de los beneficios de un consultorio médico (atendido por el doctor Arturo Loruzzo) y asesoramiento jurídico.
En noviembre de 1929, Arturo de la Plaza adquirió el fondo editorial de EL 9 DE JULIO, así como las instalaciones ya trasladadas a un local de la avenida Vedia, luego de haber pasado por uno de la calle San Luis. Como el propietario no poseía experiencia en la actividad periodística, confió la dirección a su hermano José María, quien ya había dirigido dos pequeñas tiradas «La Hoja del Pueblo» y «El Heraldo».
En abril de 1930 el periódico fue trasladado a un edificio más amplio, también en la avenida Vedia, y donde estuvo funcionado por espacio de siete décadas.
El febrero de 1935, los hermanos Antonio y Alberto Aita adquirieron la empresa. Antonio ya trabajaba desde hacía más de diez años como tipógrafo; mientras que Alberto «Reca» (nacido en 1917), se había incorporado al establecimiento en 1933 después de haber trabajado en la imprenta de «El Porvenir», de Juan, Vicente y Teófilo Galluppi.
Fue Antonio Aita el director que permaneció por mayor período de tiempo al frente de EL 9 DE JULIO. Asumió en 1943, luego de un breve interinato directorial de Pascual Aiello. Su hermano, Alberto, a partir de entonces comenzó a ocuparte de la administración, además de la tarea en el taller.
En 1956, comenzó a publicarse diariamente, con un tamaño de 50 x 35 cm.
En 1966, se producía una importante tirada diaria, con una plana automática, modelo 1956. El personal, además de los tipógrafos, estaba formado por un fotógrafo, un diagramador, y tres redactores.
Desde enero de 1980, su formado es «tabloide», incrementándose en número de páginas, impresas -desde entonces- con el sistema offsett.
En septiembre de 1995, como consecuencia del fallecimiento de Antonio Aita, asumió la dirección, su hermano Alberto, incorporándose la docente Estela Rosa Manfredi Aita, sobrina de ambos.
Poco menos de un lustro más tarde, el 15 de noviembre de 2000, Estela R. Mandrefi Aita asumió la dirección del Diario «El 9 de Julio».
El 29 de diciembre de 2000, «El 9 de Julio» funcionaba a pleno en el confortable edificio -de la esquina de Avda. Vedia y Sarmiento-, que habría de ser inaugurado oficialmente el 15 de mayo de 2001. En octubre del mismo fue implementado otro servicio a los lectores: la posibilidad de recibir una edición vespertina los días sábados.
En la actualidad, el Diario edita seis suplementos, los cuales son realizados completamente en nuestra redacción y talleres: Deportes (lunes), «La Fem 9» (martes), «Vivamos mejor» (miércoles), «La Movida del 9» (jueves), «El Suplemento del Viernes» (viernes) y «El 9 de Julio Rural» (sábado). Asimismo, como se dijo, mantiene una presencia activa en las redes sociales y, por medio de su página web, mantiene informado a los nuevejulienses que residen fuera de su patria chica, tanto en el territorio nacional como en el exterior.

Últimas noticias

Bomberos: adhesión de los Cuarteles, por la tragedia de Caseros

La familia de los Bomberos Voluntarios está de duelo por el fallecimiento de los bomberos voluntarios Cristian Ragazzoni, Gabriel...

Noticias relacionadas