24 noviembre 2020

Esfuerzo y mérito

Recientemente hubo expresiones relacionadas con el mérito y con su efecto estructural que sería la meritocracia. Han sido opiniones tendientes relativizar el valor y la significación del concepto. Por una parte así se manifestó el Presidente y también el Papa, en lo que podemos atribuir a una curiosa y casual coincidencia.
Resultan inentendibles estas apreciaciones en momentos en los que a nivel global se están promoviendo el esfuerzo y el mérito. Será tal vez porque nuestro país viene desde hace tiempo cultivando la idea de que todo debe venir de la mano del estado y varios políticos se han aprovechado de esta tendencia y hasta la han estimulado disfrazándola de ideología.
Es contradictorio con la tradición y la historia en la que se registran los esfuerzos de los inmigrantes que con dedicación lograron progresar o, al menos, vivir dignamente a través del trabajo superando inconvenientes y desdichas.
Transmitieron esos principios y hay varias expresiones y escritos que los refieren. Desde la enseñanza de un oficio digno hasta aquello de «m¨hijo el dotor» que teatralizara Florencio Sánchez son ejemplos de valiosas actitudes.
En mi recuerdo de memorioso registro varios casos de aquellos que no esperaban que les regalaran nada y para los cuales escaseaban las horas o los días de descanso, todo para atender las necesidades y el bienestar de la familia. Hay una reciente propaganda radial sobre un producto fertilizante para los sembrados y me conmueve cuando refiriéndose a los hombres del campo dice que «tienen siete lunes a la semana».
Para muchos era así, pero volviendo a los recuerdos quiero referirme a uno en particular al que aludo frecuentemente como demostración. Cerca de mi casa, en la entonces calle San Luis, entre Córdoba y Mendoza, trabajaba y vivía un peluquero italiano que se llamaba, creo que se escribía así, Piscimento. Durante el día cortaba el pelo y por las noches, luego de cenar, lo veía pasar con su mujer y sus hijos hacía un terrenito que tenía en las cercanías. Allí su mujer le preparaba el «pastón», le alcanzaba los baldes y él colocaba algunas filas de ladrillo en las paredes que levantaba. Y así hasta el día y los días siguientes. Hasta que su trabajo culminaba con una casita que alquilaba o vendía. Eso era mérito a través del esfuerzo.
No había televisión ni Netflix, ni planes, pero lo que existía todavía era esa sensación de que sólo con el esfuerzo y el trabajo se podía progresar.
Como se verá no apelo a argumentaciones sociológicas ni filosóficas para contradecir a quienes restan valor al mérito, me vale un sólo y simple ejemplo, y creo fervientemente en la meritocracia como método de progreso porque es el mejor antídoto contra los acomodos, las recomendaciones o los intereses políticos o de especulación.

 

 

 

 

 

Últimas noticias

Políticas públicas contra las violencias de género

15 La Ministra de las Mujeres, Políticas de Género y Diversidad Sexual, Estela Díaz, cerró la Jornada sobre “Políticas públicas...

Sigue siendo alto el nivel de ocupación de camas

El Comité de Crisis en Salud del distrito de 9 de Julio, en una conferencia de prensa detalló la situación que se registra...

Nicolás Bonfiglio ganó en Buenos Aires

El piloto de 9 de Julio Nicolás Bonfiglio (Fiat Uno) alcanzó el triunfo en la final del domingo de la Clase 1 del Turismo...

Accidente en el semáforo de San Martín y San Juan

Uno de los hechos preocupantes del fin de semana fue un choque registrado el domingo en horas de la noche en una esquina donde...

Hay 279 casos activos de Covid-19

El Comité de Crisis informó este martes que actualmente son 279 los casos activos de Coronavirus en 9 de Julio. En la jornada de...

Noticias relacionadas

- Advertisement -