spot_img
spot_img
19.2 C
Nueve de Julio
jueves, abril 18, 2024

Soliloquios de un memorioso: Televisión en 9 de Julio


En un atardecer de estudios para el secundario se me presentó la urgencia de comprar algo por lo cual recurrí al bazar “El Inca”, curioso lugar al que ya me he referido alguna vez por resultar una atracción especialmente para los jóvenes, un punto de encuentro o de referencia ineludible para muchos, entonces en su nuevo local frente a la plaza.
Me atendió José, uno de los hermanos Secreto que allí trabajaban. Pero vi que en la trastienda había un movimiento de personas inhabitual para la hora. Por lógica curiosidad le pregunté a José sobre el hecho y me dijo que estaban tratando de conectar la televisión. Le pedí permiso, pasé y allí estaban, entre otros, Héctor Vázquez y Ernesto Testa mientras algunos trataban de sostener y orientar una gran antena . En un momento de gran emoción para todos se alcanzó a ver la señal del canal único de entonces, por momento algo borrosa pero distinguible. Se mantuvo así por un momento y luego se dejó para poder fijar la antena con mayor rigurosidad, seguramente al día siguiente.
Con esa primicia salí emocionado y rápidamente referí en mi casa sobre el acontecimiento, noticia que fue recibida con gran sorpresa.
Tuve esa suerte casual de estar entre los primeros que llegaron a ver la televisión en la querida ciudad y, como correspondía a la edad, hice gala de ello contándolo en la escuela al día siguiente.
Tras unos días se regularizo la transmisión aunque fuera con una visualización defectuosa y el bazar puso un televisor en sus amplias vidrieras lo que provocaba que se agolpara la gente en la vereda para ver la gran novedad.
El gran acontecimiento ocurrió cuando ante una multitud que se apretujaba pudo verse la transmisión de dos eventos deportivos importantes. El primero fue el 14 de mayo de 1953 con partido entre la selección Argentina y la de Inglaterra que ganamos por 3 a 1, con dos goles fantásticos de Ernesto Grillo. El otro sucedió el 5 de julio del mismo año cuando Argentina enfrentó a la selección de España y triunfó por 1 a 0.
Todo esto aumentó la popularidad del bazar “El Inca” en cuanto a la cantidad de concurrentes para ver las emisiones televisivas, pero al poco tiempo se colocó otra antena en el famoso negocio llamado “El hogar de la radio” propiedad de “Pepe” Testa, aunque no tenía las vidrieras con las dimensiones del bazar igualmente convocaba público. Debe reconocérsele a este especialista en la radiofonía el mérito de haber posibilitado la llegada de la TV a la ciudad.
La antena mayor y de gran altura fue luego colocada en el anexo de electricidad que sobre la calle Mitre había instalado la firma Gómez, Tello y Cía. Propietarios del famoso y gran almacén de ramos generales “Los Inglesitos”.
Con esto concluyo esta breve historia de los inicios de la llegada de la TV a 9 de Julio aunque en años posteriores y hasta que se instalaran las retransmisoras se trató de ver las emisiones con grandes dificultades, aún con la colocación de diversos dispositivos como el papel celofán azul que según la creencia popular atenuaba lo que se llamaba la “lluvia” sobre la pantalla.

Más noticias