26 octubre 2021

La histórica Pila Bautismal volvió a la Iglesia Catedral

En el arte sacro se puede detectar una vuelta a modelos iconográficos del pasado. No son pocas las obras e iniciativas artísticas donde se intenta una recuperación de modelos figurativos que sirvan de nuevo para transmitir las verdades de fe en un mundo en progresiva descristianización.
Desde el mes de diciembre último, ha regresado a la Iglesia Catedral “Santo Domingo de Guzmán” la pila bautismal que pertenecía originalmente a este templo. En la década de 1960, luego de las reformas edilicias sufridas en parte de la Iglesia Catedral, la pila bautismal fue retirada y trasladada a la Parroquia “Nuestra Señora de Fátima”.
Allí permaneció durante casi cinco décadas, en el atrio, conteniendo el agua bendita.
Por disposición del Obispo de la Diócesis de 9 de Julio, monseñor Ariel Torrado Mosconi, luego de las reformas realizadas en el actual Santuario de Fátima, la pila fue retornada a la Iglesia Catedral y ubicada en el lateral derecho del altar mayor. Para ello fue menester retirar el ambón que se encontraba en el lugar.

UN HECHO AUSPICIOSO
El retorno de la histórica pila bautismal a la Iglesia Catedral ha sido recibida por la comunidad con buen agrado, por tratarse de un bien muy preciado. En efecto, en esa Pila fueron bautizados al menos cuatro generaciones de nuevejulienses, desde finales del siglo XIX hasta la década de 1960.
Allí fueron bautizados, por ejemplo, el ilustre Siervo de Dios, Cardenal Eduardo Pironio, ahora en proceso de Beatificación, como así también otras figuras destacadas en diferentes ámbitos.
Al ser ubicada en ese lugar la preferencia, la histórica pila es puesta valor.
La pila bautismal presenta el mismo estilo ornamental y constitutivo que tiene las dos pilas de agua bendita ubicadas en el atrio del templo, donadas en 1896, al ser inaugurado, por las familias Olmos y Mouchard, respectivamente.
Tras el Concilio Vaticano II, los antiguos bautisterios quedaban reducidos a la pila de piedra o de mármol, más o menos grande y artística. Se la colocaba en un ángulo de la Iglesia contigua al cancel, también en una capilla separada por una verja. Sin embargo, en la Iglesia Catedral, tras las modificaciones edilicias del postconcilio se dispuso retirar la original.

SU ORIGEN
La pila, también conocida con el nombre de fuente bautismal, es el elemento que sirve de recipiente para el agua bautismal, en la cual se sumerge o sobre la que se vierte el agua a la persona que quiere ser bautizada.
La pila bautismal, principalmente en la época paleocristiana y medieval, se tallaba a partir de un único bloque pétreo generalmente de arenisca o caliza. En otras épocas posteriores se realizarán por añadiduras de las partes y con gran variedad de formas y materiales, tales como cerámica, mármol, metales, etc. Normalmente la pila se distingue en tres partes: la copa o vaso, el fuste y la basa. En algunas ocasiones pueden elevarse por medio de un pie o pedestal.
Existen diferentes tipologías de copas: semiesféricas, octogonales, cilíndricas, troncocónicas, etc. Los fustes en su mayoría son cilíndricos y las basas y pedestales de forma cuadrada, circular o poligonal. La copa es la parte de mayores dimensiones de la pila y a su vez se divide en otras tres partes: borde superior, cenefa y la superficie inferior. Es la zona que tiene más presencia decorativa de motivos geométricos, vegetales y figurativos, pero siempre relacionado con la simbología cristiana del bautismo.

LA DE SANTO DOMINGO
El retorno de la pila bautismal original de la Iglesia Catedral recuerda, sin dudas, lo ocurrido con la histórica pila en que fue bautizado el patrono de esta Diócesis, Santo Domingo de Guzmán.
La pila bautismal de Santo Domingo de Guzmán se encuentra actualmente en la Iglesia del Monasterio de Santo Domingo el Real, de las MM. Dominicas, situado en la calle Claudio Coello, nº 112, de Madrid.
Pertenecía esta Pila a la iglesia parroquial de la villa de Caleruega, donde fue bautizado Santo Domingo. Al ser declarado santo en 1234, por el papa Gregorio IX, comenzó a venerarse como reliquia.
La Pila es de piedra blanca no tallada y se halla cubierta en gran parte de plata con adornos dorados, algunos de oro, que ostentan las armas reales y escudos de la Orden.
Fue Felipe III (1578-1621) quien en 1605, llevó la Pila de Caleruega a Valladolid para bautizar a su hijo Felipe IV. Posteriormente sería trasladada a Madrid y depositada en este Monasterio de Santo Domingo el Real de las MM. Dominicas.
Desde entonces los herederos de los Reyes de España, han cumplido con el rito de ser bautizados en la Pila en la cual fue bautizado Santo Domingo de Guzmán.
La comunidad de Caleruega (Burgos) no ha dejado de reclamar la devolución de la pila de mármol blanco en la que recibió el bautismo Santo Domingo y que que salió de la localidad hace cinco siglos.

CENTRO DEL SACRAMENTO
DEL BAUTISMO
La pila bautismal constituye el centro del sacramento del Bautismo. En la actualidad, según las normás más usuales, debe estar ubicada próximo al presbiterio, formando parte de él o de un ámbito o capilla propios.
Como este sacramento se administra exclusivamente en las iglesias parroquiales, su ubicación deberá preverse cuando se trate de estos casos, o deberán tomarse las previsiones espaciales en aquellos templos que puedan llegar a tener ese carácter.

pilabautismal (1)

Últimas noticias

Estacionamiento medido: tolerancia de 30 minutos

A partir del lunes 25 de octubre, el Sistema de Estacionamiento Medido (SEM) en el radio céntrico de la...

Noticias relacionadas