24 octubre 2021

Entre plantas y flores Grillos topos: ¡están siempre activos!

El grillo topo es un curioso animal que vive bajo tierra y excava pequeños túneles en los que se esconde. También se le conoce como alacrán cebollero o perrito de Dios y tiene el aspecto de un topo en miniatura. Vive en las huertas más húmedas y en lugares cercanos a estancamientos de agua.
Su cuerpo está especializado en cavar, con esas patas perfectamente adaptadas a sus condiciones de vida. Este animal es inofensivo.
Los machos al igual que otros grillos tienen la capacidad de emitir chirridos para atraer a las hembras. Estas al contrario que otras especies, cava un profundo agujero en el suelo en todo pone sus huevos y los cuida hasta que nacen las crías.
Su dieta es omnívora por lo que un número elevado de ellos puede llegar a considerarse una plaga ya que pueden provocar daños económicos al agricultor. Es capaz de destruir raíces, bulbos, tubérculos y cuellos de la mayoría de las plantas de la huerta como pueden ser cebollas, patatas, rábanos, zanahoria. Sin embargo también se alimenta de larvas de escarabajos que también pueden ser dañinas para la huerta, por lo que tener unos pocos ejemplares de grillo topo tampoco nos vendrán nada mal.
En invierno están aletargados en los países más fríos pero se reactivan en primavera, estando activos hasta principios de otoño. Suelen salir de sus escondrijos con las primeras lluvias y una forma de detectarlos en nuestra huerta es observando pequeños agujeros en el suelo y al lado una montañita de tierra.
EL FIPRONIL (0,1%) con una dosis de cobertura total de 30 kg/ha. es el producto específico para controlarlos, con poder residual de 6 meses aproximadamente. Puede aplicarse con fertilizadora centrífuga, realizando luego un riego de por lo menos 6 mm. para depositar los gránulos en la superficie. También puede hacerse una aplicación subsuperficial, con sembradora modificada para tal fin. en este último caso no es necesario el riego posterior. La aplicación es preventiva en primavera o curativa en verano-otoño.
También pueden resultar dañinos en jardinería pues les gusta vivir en el césped, los síntomas son los mismos, pequeñas montañitas al lado de agujeros y con el tiempo empezará a amarillear la zona afectada.
Otro método para combatirlos consiste en hacer hoyos de 30 cm de profundidad y rellenarlos con paja y estiércol. Los alacranes cebolleros se refugiarán en ellos y el frío hará el resto.

grillo-topo

Últimas noticias

Natalio J. Cháneton. Médico y dirigente político en 9 de Julio

Por Héctor José Iaconis. Si alguna vez se desea escribir la historia de la antigua “Asistencia Pública” de 9 de...

Noticias relacionadas