8 diciembre 2021

Fueron recordadas las víctimas nuevejulienses del terrorismo de Estado

En la mañana de ayer, con motivo de conmemorarse el Día Nacional de la Memoria por la Verdad y la Justicia, tuvo lugar en la Plaza Italia de esta ciudad, un acto protocolar. El mismo fue realizado frente al monolito que recuerda a las tres nuevejulienses desaparecidas durante el denominado Proceso de Reorganización Nacional, víctimas del terrorismo de estado: María Esther Infesta, Mercedes Bogliolo y María Angela Gassmann.
De este acto participaron autoridades del gobierno municipal, docentes y autoridades educativas, representantes de las instituciones sociales, culturales y deportivas y público en general.

MINUTO DE SILENCIO Y OFRENDAS FLORALES
Como es tradicional en el protocolo, los asistentes fueron convocados a realizar un minuto de silencio en memoria de las víctimas. Asimismo, el intendente municipal, Mariano Barroso colocó una ofrenda floral al pie del mencionado monolito.
Del mismo modo, también depositaron flores en el mismo lugar el presidente de la Comisión de Asociados de la filial local de Banco Credicoop, Daniel Salimbeni junto al vicepresidente de la misma entidad, Eduardo Morosi.

LOS DISCURSOS
En nombre de las iglesias evangélicas y de la Iglesia Católica, respectivamente, se dirigieron a los presentes el pastor Emilio Peralta y el sacerdote Enrique Barbudo.
En primer lugar, Emilio Peralta, expresó que “para los cambios de gobierno no hay nada mejor que la democracia; de hecho, los acontecimientos en los que ha habido golpes de estado han demostrado que siempre han sido para mal”.
“Tenemos –añadió- un estado democrático y debemos acostumbrar a las generaciones jóvenes a que deben atenerse a ello. Los enanos políticos son quienes quieren la desestabilización de los gobiernos; sin embargo, el gobierno debe ser respetado, sea cual fuere”.
Peralta enfatizó en la importancia de “tener memoria no significa que no aprendamos a perdonar; porque, el rencor en el corazón nunca hace bien”
“Tenemos que aprender a perdonar”, exhortó.
Por su parte el padre Enrique Barbudo consideró que “todos estos actos con el tiempo caen en la rutina”.
“Los argentinos –dijo- tienen un defecto, charlan demasiado. Uno lee en el diario que hay trece millones de argentinos que no comen o nueve millones de personas que la pasan mal. Entonces, me pregunto, ¿merecen la pena estos actos?”.
“Dios nos pide la misericorcia, un corazón capaz de sentir con lo que sucedió”, señaló el religioso marianista.
En un pasaje de su discurso, el padre Barbudo, elogió al intendente municipal.
“Me duele –agregó Barbudo- cuando alguien habla mal de mi intendente. Lo voy a defender aunque cometa el error más grande del mundo”.
Otro de los oradores en esta jornada fue el doctor Horacio Baglietto, vicepresidente primero del Concejo Deliberante de 9 de Julio, en ejercicio de la presidente. Al respecto, refirió que “un 24 de marzo de 1976, comenzaba la etapa más trágica de nuestra historia, donde los argentinos debieron sufrir la violación sistemáticas de los derechos más elementales, tales como la vida y la libertad”.
“Instalaron –expuso el edil- un terror que aún hoy resulta imposible de comprender. También destruyeron la economía. Hoy, todo eso es parte de un pasado que no debemos olvidar, para que nunca más se repita”.
Baglietto subrayó que “la Argentina nos necesita unidos, con el compromiso de su dirigencia, el respeto por las instituciones de la República y la independencia de la justicia, la vocación por el diálogo y los consensos”.
En otro pasaje de su alocución, el doctor Baglietto, sostuvo que es menester trabajar por “el fortalecimiento de la democracia, porque hoy tenemos que consolidar una Argentina republicana”
“Memoria, verdad y justicia son tres palabras marcadas a fuego en nuestra sociedad argentina”, concluyó.
A su turno, el intendente Mariano Barroso, invitó a los presentes a reflexionar acerca de los valores, pilares de la sociedad, tales como “la vida, la tolerancia, el amor al prójimo, y también sobre la estupidez de la violencia”.
“Para nuestros hijos y nosotros mismos aprendamos a convivir en paz, a perdonar y no guardar rencores y haciendo cumplir las leyes, considerando al otro mi par”, manitestó.
“El crimen –prosiguió más adelante- contra la instituciones de la Republica y los ciudadanos es una herida aún abierta que perdura en nuestra memoria”.
Desde la localidad de Diamante, provincia de Entre Ríos, donde reside, Augusto Gassmann (hermano de una de las víctimas nuevejulienses y amigo de las otras dos) envió una nota de adhesión al acto.

ACTOMEMORIA25-5

ACTOMEMORIA25-9

Últimas noticias

En el Antonio Crosa juegan hoy 12 de Octubre – Agustín Alvarez

Finalmente los clubes se pusieron de acuerdo y el partido que quedó pendiente por la fecha 6 que debía...

Noticias relacionadas