spot_img
spot_img
1 diciembre 2022
spot_img

Historias de vida – Susana Bengoa

bengoa Cuando deporte, salud y bienestar integral son la conjunción de una elección de vida
* Docente durante más de tres décadas, desempeñó su labor en el Centro Educativo“Pibelandia”.
Integró la Cooperadora del Hogar Municipal de Ancianos, donde demostró su solidaridad hacia quienes requerían de su gesto generoso.
* Confeccionó un árbol genealógico de su familia que, por su calidad, puede ser citado como ejemplo.
* Hace poco más de seis años comenzó a incursionar en el atletismo, alcanzado importantes logros en su categoría.
* Perseverancia y constancia caracterizan su personalidad, en la cual se vislumbra la fuerte vocación de la sangre vasca de sus ancestros.

Susana Bengoa es, sin dudas, un ejemplo de vida y, sobre todo, de amor hacia el deporte. En la edad madura encontró una actividad que hoy colma sus anhelos más fervientes y hacen que sus sueños se mantengan siempre vigentes y proyectados hacia un ideal. En efecto, ha hallado en el atletismo una disciplina integral que la colma de satisfacciones.
Recientemente logró alcanzar los 21 kilómetros en dos importantes competencia, con una muy buena performance.
Nacida en esta ciudad, en el hogar de Emilio Bengoa y María Teresa Huerta, su infancia y primera juventud transcurrió en el hogar paterno de la avenida Primer Centenario (hoy San Martín) entre Edison y Entre Ríos (hoy Arturo Frondizi), donde actualmente vive uno de sus hijos. Allí se conserva intacto el denominado “Patio Andaluz”, que construyó su padre y que le permite evocar los más bellos años de la edad infantil.
Susana es la menor de dos hermanos. Con su hermano Mario (fallecido en 2009) se llevaban ocho años.

LA DOCENCIA
Susana Bengoa cursó sus estudios en la Escuela Normal Superior donde obtuvo el título de Maestra Normal Nacional; más tarde, en el Instituto Superior de Formación Docente Nº 4 prosiguió la carrera de Asistente en Psicopedagogía.
Asimismo, se recibió como Profesora de Piano, en el Conservatorio Ciappe, cuya filial en esta ciudad la dirigía la profesora Aida Moledo.
Su trayectoria como docente la cumplió por espacio de treinta y cinco años en el Centro Educativo Complementario Nº 1 “Pibelandia”. Allí tuvo el privilegio de contar como directora a la inolvidable Marta Traverso, por quien guarda un especial afecto.
Con quienes fueron sus compañeras de “Pibelandia” mantiene una relación de amistad y, por ello, no faltan las felices ocasiones en que comparten una reunión de camaradería o un viaje.
“Tuve -afirma, en diálogo con EL 9 DE JULIO- tanto gusto por la docencia que, si en este momento tuviera que volver a elegir ser maestra, lo haría nuevamente. Sobre todo para trabajar con los más chiquitos, que fueron siempre los cursos que más me gustaron”.

GENEALOGÍA FAMILIAR
En 1983 Susana realizó un impecable trabajo genealógico, sostenido con un sólido soporte documental. Su árbol genealógico se inicia en el siglo XVII y, en el mismo, se encuentra plasmado también el aporte de información de sus padres y sus tíos.
Cabe recordar, al respecto, que su familia arribó a esta comunidad casi en la época de la fundación. En 1883 su ancestros ya poseían un hotel en 9 de Julio. Más aún, su abuelo, reconocido herrero, fue el encargado de confeccionar el portón artístico del Parque “General San Martín”.

EL ATLETISMO
Susana comenzó a correr tras una larga enfermedad y el fallecimiento de su esposo, transformando el dolor de esos momentos energía motora. Desde hace algunos años forma parte del grupo “Running del 9 de Julio”, cuyo lema es “ni liebres, ni tortugas, pura garra y corazón”.
Antes de incursionar en el atletismo, Susana, también practicó ciclismo y natación. Formó parte del Grupo “Metele Pedal”, donde recogió una muy interesante experiencia.
En 2009 inició sus entrenamientos en el Parque “General San Martín”, junto a un grupo que dirigía Martín Strevezza. Junto a sus amigas Nelly, Isabel y Cecilia dio comienzo a esta práctica. Ellas le incentivaron a correr.
“Cuando mis amigas, por diferentes motivos, tuvieron que dejar de correr, las extrañé. Porque ellas fueron mis amigas, mis puntos de apoyo”, recuerda.
Susana Bengoa ha participado en diferentes competencias, tanto locales, como provinciales y nacionales; no solamente carreras de pista o ruta, también las nocturnas y las de aventura. Este año, en la Matarón Internacional de Mar del Plata obtuvo un merecido reconocimiento.
“Para mí -asegura- correr es la felicidad total, es una forma de vida. Pongo el alma, el corazón, porque siento que correr me rejuvenece el alma, que me beneficia física y mentalmente. Correr ha pasado a ser parte de mi vida”.
Para Susana, “correr, es un acto de amor hacia uno mismo, porque para hacerlo cada uno se prepara adecuadamente, se realiza los chequeos médicos, se cumple un plan de entrenamiento”
“En una oportunidad -añade- leí que las medallas se ganan en los entrenamiento y que en las competencias solamente se retiran. Eso es muy cierto, porque la clave está en el entrenamiento, en elegir la vida saludable. Cada cual corre al ritmo que le permite su físico”.
Como atleta reconoce que, “cada vez que se termina de correr una carrera se están pensando en la próxima”.
Por otra parte, entiende que “una carrera larga es como la vida, tiene subidas y bajadas; se debe enfrentar el viento, los obstáculos difíciles; hay etapas serenas, en las cuales el atleta pueden ir contemplando el paisaje y otras, en las que el viento está en contra”.
“Muchas veces -explica- me han preguntado detrás de qué corro y, luego de pensarlo un poco, dije que corro detrás de un sueño. Realmente, para mí es eso. Corro detrás de un sueño que logro alcanzarlo cuando paso el arco de llegada”.
Germán Avila, su entrenador, le ha elaborado un plan de entrenamiento que Susana cumple de manera exhaustiva.
La atleta Elisa Forti, de Vicente López, es uno de sus modelos; pues, con 81 años, ha realizado tres veces la travesía del cruce de los Andes.
Susana tiene muchos proyectos por delante en su dimensión deportiva.
“Ahora -expresa- tengo en vista otro desafío: realizar una carrera de montaña. Por eso, voy a participar en una que se realizará en Ushuaia. Ya tenemos los pasajes y el alojamiento. Estimo que estaremos participando, de 9 de Julio, cerca de veinte atletas”.
En las competencias nocturnas su hijo Guillermo, profesor de Educación Física la acompaña.
A todos quienes deseen iniciarse en el atletismo, Susana, les aconseja que “no piensen en la edad, que eso no sea una restricción”.
“Pueden ir a la Plaza ‘General Belgrano”, donde dos veces por semana están los profesores. Ellos les van a ir indicando como realizar un entrenamiento. Es cuestión de ponerle el corazón; de esta manera todos los sueños pueden lograrse; porque, los castillos que están en la tierra alguna vez fueron castillos en el aire”, sostiene.
Un motivo de gran alegría y orgullo para Susana es que, su nieta Abril, también está incursionando en el atletismo. Tanto así que, en la maratón estudiantil, logró alcanzar el podio.
Otra circunstancia inspiradora es que, en el atletismo, se ha reencontrado con muchos de sus ex alumnos que ahora son deportistas. Tal como lo afirma Susana, ahora es ella quien aprende de ellos.

UNA ANECDOTA
A raìz de su participación en competencias de aventuras y de obstáculos, sus nietos la han apodado con el pseudó nimo de “Abuela todo terreno”. Más aún, a uno de ellos le tocó vivir un episodio risueño, que Susana lo narra de la manera siguiente:
“Uno de mis nietos -dice- regresaba junto a dos compañeritos de la escuela. Uno comentaba que su abuela lo estaba esperando con unas milanesas caseras deliciosas, que nadie puede superar; el otro decía que, el pullover que llevaba se lo había tejido su abuela. Cuando le llegó el turno a mi nieto, él les dijo: Mi abuela corre maratones y las de ustedes no. Y, como sus compañeritos, al parecer, no le creían, los trajo para que vean mis trofeos y medallas”.

SU FAMILIA
Susana formó su hogar junto a Tomás Rodríguez (fallecido). De esa unión nacieron cuatro hijos: Cecilia, profesora de Artes Plásticas; Guillermo (“Grillo”), docente y concejal; Andrea, licenciada en Terapia Ocupacional y Martín, diseñador de páginas web.
Asimismo conforman su familia nueve nietos: Luisina, Manuel, Mateo y Bautista, hijos de Cecilia y de su esposo Alejandro Cingolani; Abril, Emilio y Sarita, hijos de Guillermo y de Celeste Fernández y Luna y Nina, hijos de Andrea y de Juan Manuel Maldonado.

PALABRAS FINALES
Susana es una persona agradecida de sus colegas atletas, de su familia, de sus amigas que la han acompañado en esta experiencia deportiva. Al mismo tiempo es una agradecida de la vida.
En su temperamento siempre jovial, cálido y cordial se observa a una persona llena de dinamismo. En su mirada se puede denotar el fulgor de un espíritu siempre joven.
Cita un pasaje de la conocida canción de Violeta Parra, donde afirma “Gracias a la vida que me ha dado tanto. Me ha dado la risa y me ha dado el llanto… Me ha dado la marcha de mis pies cansados.Con ellos anduve ciudades y charcos, playas y desiertos montañas y llanos”.
En su trayectoria vital se observan todos esos momentos y, como un común denominador, la vivencia del tesón, de la perseverancia y de la constancia, que caracterizan su personalidad, y en los cuales se vislumbra la fuerte vocación de la sangre vasca de sus ancestros.

bengoa2

bengoa3

Últimas noticias

Infraestructura Escolar: la Provincia invertirá $21,3 millones en 9 de Julio

En el marco de una jornada por el Día de los Consejos Escolares, que se desarrolló en la Casa...

Noticias relacionadas