29 noviembre 2021

Hace 9 años se retiraba Daniel Cingolani

cingolanipadre10El 10 de junio de 2007, Henry Martin y Daniel Cingolani batallaron por la victoria en la competencia final del TRV6, en el autódromo “Roberto Mouras” de la ciudad de La Plata. El sanjuanino se alzó con la victoria, pero eso fue una anécdota, cuando al ser entrevistado en el podio, el “Muñeco” de 9 de Julio anunciaba ante la sorpresa de todos, incluido el propio Martin, que esa había sido su última competencia. Daniel Cingolani colgaba el casco luego de 27 años compitiendo en distintas categorías nacionales e internacionales.
Tras su paso por el karting a mediados de los ’70, el joven piloto de 9 de Julio se subía a un Fórmula Renault en 1980, tras un paso por la Fórmula 2 Nacional, volvió a la F.R. para continuar en ella hasta 1986.
Como no recordar aquella maniobra en Balcarce, donde dejó atrás al campeón, Miguel Angel Etchegaray, y al experimentado Daniel Neviani, para quedarse con el primer lugar y conseguir su primer triunfo en la categoría.
En 1987 se sumó a la por entonces flamante Fórmula 3 Sudamericana, siempre acompañado por su padre, “Cacho”. Tras un primer año a pulmón, llegó la gran oportunidad. Junto a Pedro Passadore fue convocado para integrar el equipo GeMo. El “Muñeco” no dejó pasar la oportunidad. Se impuso en las dos primeras competencias que disputó en el equipo uruguayo, ambas en Brasil. La rotonda de Ruta 65 fue el lugar del recibimiento al joven piloto. Una multitud lo esperaba.
Daniel hizo su intento en el viejo continente, corría el año 1989 y la situación económica del país no ayudó para que se pudiera consolidar.
De nuevo en Argentina, llegó el turno de abrirse camino en el TC 2000. Con una Sierra XR4, asistido en nuestra ciudad por el “Gringo” Jorge Pittatore, el “Muñeco” comenzó a hacer experiencia, compitiendo con pilotos de renombre, como Guillermo Maldonado, Juan María Traverso, “Cocho” López, Ernesto Bessone, Rene Zanatta, Miguel Angel Guerra, entre otros.
La Sierra blanca con la publicidad de Paladini se convirtió en una marca registrada, que lo transformó en protagonista de cada competencia. Antes de alcanzar el primer triunfo, Daniel, su equipo y los nuevejuliense nos quedamos con el grito de victoria en la garganta en varias competencias, cuando los fierros decían: “esta no”.
En 1995 se sumó al equipo Berta Sport, para manejar uno de los Renault 19. Daniel consiguió el subcampeonato. Al año siguiente volvió a la marca del ovalo, con un Ford Escort del equipo de Tulio Crespi.
Nuevamente convocado por Berta, se sumó al equipo Ford Oficial, compartiendo equipo con Henry Martin, con quien protagonizaría grandes “batallas”.
La temporada 2000 fue el año de la consagración. El autódromo de Paraná fue el escenario de la consagración en el TC 2000. Con el Ford Escort Zetec, con los colores de Repsol-YPF, transformó el Nº8 en el 1 para temporada siguiente.
Cingolani llevó el “1” al Neón 2000 del equipo Chrysler. Comenzaría otro clásico del “Muñeco”, el diseño de las dos líneas blancas que cruzaban sus autos de la trompa hasta la cola.
En el 2002 se sumó al equipo Pro Racing, donde manejó un Honda Civic y un Chevrolet Astra.
Daniel compitió en Turismo Carretera durante las temporadas 2002, 2003, 2004. Tras una carrera con Dodge y otra con Chevrolet, se subió a un Ford Falcon. La suerte le fue esquiva en el TC, donde no pudo alcanzar el escalón más alto del podio.
A partir de 2005, compitió en el nuevo TRV6, con autos que el propio Cingolani desarrolló durante el año anterior. Alejandro Urtubey, propietario de la categoría, había convocado al piloto de 9 de Julio por sus cualidades como tester, además de las conductivas.
Cingolani es reconocido como uno de los mejores para desarrollar un auto para que alcance su máximo potencial.
El 10 de Junio de 2007, cuando Daniel Cingolani se bajó de su Ford Mondeo, también lo hizo como piloto. Poniendo punto final a 27 años de trayectoria.
La noticia sorprendió a todo el ambiente automovilístico y fundamentalmente a los nuevejulienses, que todavía no se reponían del golpe sufrido apenas un mes y medio antes, con el trágico fallecimiento de Guillermo Castellanos, sin dudas otro motivo de peso para dejar la actividad. En 45 días, los nuevejulienses se quedaban sin sus máximos exponentes.
Hoy, 9 años después de su retiro como piloto, Daniel se desempeña como director deportivo del equipo Chevrolet de Super TC 2000 y acompaña a Tomás, su hijo, en el equipo 97 Racing de TC 2000.
El “Muñeco” Daniel Cingolani es sinónimo de lealtad deportiva, desarrolló toda su campaña alejado de las polémicas, las maniobras dudosas. Todo un caballero de la pista.

Últimas noticias

Para admirar: las obras de Francisco Salamone

  La variada y monumental obra del arquitecto e ingeniero italiano desplegada en los pueblos de la provincia de Buenos...

Noticias relacionadas