28 julio 2021

Y bien, querido Antonio…

ACPor Carlos Crosa
Antonio Carizzo fue una cotidiana voz radial en mi infancia de TV en pañales. Imagen luego en mi adolescencia ya con TV. Nuevamente voz radial  presente en mi juventud, con LA VIDA Y EL CANTO.
Hacia allí va mi tributo mayor a su memoria, pues a lo largo de las horas de ese programa que escuchaba de a cachitos en el auto,  mientras me ganaba la vida como galeno yendo de un lado a otro del conurbano bonaerense, me salvó de terminar sabiendo únicamente de Medicina, pues el que sólo de Medicina sabe poco sabe.
Oírlo era como sobrevolar en una alfombra mágica toda la cultura de la humanidad y detenerme en lo que más impresionaba a mi imaginación.
Gracias a eso, descreí que la escritura era sólo para elegidos y nació así mi primera novela.
Pude, por suerte, expresárselo, cuando llamó desde la radio y sacó al aire el reportaje al ser publicada.
Cuando luego necesité un dato que me venía bien para otra ficción, ahí estuvo, atento como siempre, a recibirme y brindarlo.
Le deberé eternamente buena parte de mis sueños.
Lo despido en consecuencia, con las palabras de una de las criaturas, nacidas de mi imaginación gracias a su inolvidable compañía radial: «El dolor de vivir se calma con un sueño».

Últimas noticias

Avance en la nueva playa de camiones

Se llevan a cabo los trabajos de movimientos de tierra para la construcción de la nueva playa de camiones...

Noticias relacionadas