14 abril 2021

La crucifixión blanca. Marc Chagall

Escribe Cristina Moscato

En octubre de 1938  miles  de judíos de origen polaco residentes en Alemania son  sacados de sus casas por la fuerza y deportados a Polonia.  El gobierno polaco no los recibe.  Los deportados  permanecen semanas   en tierra de nadie  sin refugio ni comida alguna.
Herschel  Grynszpan, un joven  de 17 años, judío polaco de origen alemán refugiado en Francia,  se entera de la situación de expulsión de su familia a través de una postal  proveniente de la frontera.6804415462_87832d7a23_o
¨Nadie nos dijo lo que estaba pasando pero nos dimos cuenta de que iba a ser el final –le escribe su hermana- No tenemos ni un centavo ¿Podrías enviarnos algo? …¨
El muchacho, desesperado, busca ayuda en  la  embajada alemana en París sin resultado alguno.
¨Queridos padres –contesta  Herschel impotente-  no puedo hacer otra cosa. Que Dios me perdone. Mi corazón sangra cuando oigo hablar de la tragedia de 17.000 judíos. Debo protestar para que el mundo entero me escuche, y esto, me veo obligado a hacer. Perdónenme¨.
El 7 de noviembre pide ver al embajador Ernst Vom Rath y dentro de su despacho,  le dispara tres tiros en el abdomen.
El gobierno alemán encuentra en el atentado contra el funcionario el pretexto perfecto para concretar un viejo anhelo: lanzarse contra los judíos en  toda la jurisdicción del   Reich, nombre del estado  Alemán hasta 1945.
La  noche del 9 de noviembre de 1938, las fuerzas de la SA (camisas pardas) y la población civil con la total anuencia de las autoridades alemanas que miran sin intervenir,  prenden fuego  más de 250 sinagogas,  saquean  más de   7000 comercios y asesinan a muchos de sus propietarios.  Este   linchamiento multitudinario (pogromo) pasa a la historia como la ¨Noche de los cristales rotos¨ (Kristallnacht), debido a la cantidad de vidrieras que son destrozadas. El suceso  es considerado  el primer paso hacia el  Holocausto.
Marc Chagall,  pintor bielorruso de ascendencia judía,  fervoroso practicante del judaísmo jasídico (surgido en Europa Oriental en el siglo XVIII),  admirador de la espiritualidad cristiana en Francia, su segunda patria, y testigo   del ascenso del totalitarismo en Europa,  convierte el horror de las persecuciones antisemitas, de la guerra y de la muerte en el tema central de su producción artística.
¨La crucifixión blanca¨, óleo sobre lienzo de 155 cm x 140 cm, es concebida, precisamente, en el mismo año en que aconteció  la ¨Noche de los cristales rotos¨.
Una  sinagoga profanada por un uniformado nazi  que arroja al suelo objetos sagrados,   arde en la parte alta a la derecha del cuadro.  Siguiendo el sentido de las aguas del reloj, un  judío errante (mito del judío que Dios condenó a errar hasta su retorno por negar agua a  Jesús durante la crucifixión) pisa el  rollo de la Torá  en llamas. En el centro y  en primer plano, la menorá o candelabro de siete velas ilumina la escena.
Más abajo, casi saliéndose del cuadro, asoma el rostro de una madre desesperada con su hijo en brazos.
Hacia el ángulo inferior izquierdo, tres personas ancianas huyen. Uno de ellos porta el rollo sagrado. El personaje del ángulo inferior izquierdo se seca  las lágrimas con el puño.  Más arriba una barca aloja a una multitud de  hebreos que  intentan escapar  de las persecuciones. Si seguimos ascendiendo, soldados   con banderas rojas acaban de masacrar  una aldea judía,  alusión a los pogromos  de los que fue testigo el pintor en su región de nacimiento y que obligaba a los judíos a emigrar a otras regiones.
En el aire flotan unos personajes de aspecto rabínico lamentándose por la tragedia de su pueblo.
Entre tanto horror, un  Cristo  crucificado, blanco, sin heridas, ni rastros de tortura irrumpe  en   el centro del cuadro.   Un haz de luz blanca sobre la cruz ilumina la singular figura del nazareno que no  aparece aquí como   el Mesías de los cristianos, sino más bien,  como el  judío que encarna el sufrimiento del pueblo hebreo.   Elementos   como el turbante   en lugar  de la  corona de espinas,  el  talit (chal utilizado en la liturgia hebrea)  en lugar del paño blanco y la menorá ,  así parecen decirlo.
El papa Francisco, en la revista jesuita italiana La Civilta  Cattolica, reconoció que ¨La crucifixión blanca¨  de Chagall es una de sus pinturas favoritas.
La obra se encuentra en el Instituto de Arte de Chicago y puede verse en todo detalle en distintas páginas de la web.

Últimas noticias

Se confirmaron 55 casos nuevos de Covid

El Comité de Crisis en Salud informó que se conocieron 55 casos nuevos de Covid-19 en el distrito de...

Se conoce la conformación del Comité de la UCR

Después de la elección de la Unión Cívica Radical en la Provincia de Buenos Aires, la Junta Electoral confirmó cómo quedó conformado el Comité...

Golf: buen arranque de temporada de Miguel Sancholuz (h)

Con tres torneos realizados y en crecimiento, el golfista de 9 de Julio, Miguel Sancholuz (h) representando al Golf Club Atlético 9 de Julio...

En la Provincia son 62 los distritos en fase 3

El Gobierno de la Provincia de Buenos Aires informó este martes que unos 13 distritos cayeron a fase 3 y son unos 62 los...

ANSeS: calendario de pago

La ANSeS informa que hoy se abonan jubilaciones, pensiones, Asignación Universal por Hijo y por Embarazo, Asignaciones Familiares, Progresar y Programa Hogar. Jubilaciones y pensiones...

Noticias relacionadas

- Advertisement -