25 septiembre 2021

La «Escuela de Atenas» de Rafael

la-escuela-de-atenas2Por Cristina Moscato

El papa Julio II –Giuliano della Rovere electo en 1503- decide mudar sus aposentos a cuatro salas del segundo piso del palacio pontificio. Para ello, encomienda al arquitecto Bramante, a cargo de la construcción de la iglesia de San pedro, la elección de un artista capaz de reemplazar los frescos que dejara su antecesor y archiene- migo Alejandro VI – Rodrigo Borgia-.
Rafael Sanzio es el elegido. Durante los doce años que el artista permanece al servicio del papa pinta casi una decena de frescos, entre ellos, el que hoy nos ocupa.
¨La escuela de Atenas¨ pintura de 7,7 m de base x 5 m de alto, realizada entre 1510 y 1512, representa la ¨Verdad razonada¨ o filosófica, contrapartida de la ¨Verdad sobrenatural¨ o teológica que en la misma sala representara el artista en ¨La Disputa del Sacramento¨. –Las dos se hallan frente a frente-.
Bajo un marco arquitectónico –arcos sobre columnas, ¨la verdad necesita apoyo¨- inspirado en el proyecto de Bramante para la basílica de San Pedro, se pasea un grupo de pensadores y hombres de ciencias de la antigüedad.
Por el centro de la composición avanza n dos grandes filósofos griegos. Platón, cuya cara es la de Leonardo Da Vinci, lleva el ¨Timeo¨ en la mano izquierda y con el índice de la mano derecha señala en lo alto el mundo de las ideas. Aristóteles, sostiene su ¨Ética¨ y extiende la mano con la palma hacia la tierra en alusión al mundo del empirismo. Sócrates, a quién ya conocemos, se encuentra a la izquierda de Platón. Es el hombre calvo y con perfil de sileno –cara redonda y nariz chata-. Como es su costumbre, dialoga. En este caso con Jenofonte y Alcibíades, general ateniense y uno de sus discípulos más brillantes.
Diógenes filósofo de la escuela cínica que hizo de la pobreza una virtud, está recostado en los peldaños de la escalera. El robusto cuerpo de Herá- clito –filósofo presocrático apodado el oscuro-, se recuesta, melancólico, a leer sobre el bloque de mármol que está hacia la izquierda. Su rostro corresponde al de Miguel Ángel que en ese momento se hallaba pintando la Capilla Sixtina. En la posición privilegiada de este personaje se ha visto un homenaje de Rafael al su eximio colega; también cierta identidad de pensamiento de Miguel Ángel con el filósofo que propone la discordia como origen de todo. (¨ La más bella armonía es la que nace de lo que se encuentra en lucha¨, dice uno de sus principios).
Zenón, fundador del estoicismo, se halla en el extremo izquierdo. El niño en brazos sostiene el libro sobre el que escribe Epicuro, filósofo de la escuela hedonista que Rafael representa con la cabeza cubierta de pámpanos. Al pie de la misma columna, se halla un grupo de estudio al mando de Pitágoras – escribe con un libro sobre la falda-. Detrás como espiándolo, toma apuntes Anaximan- dro . Averrores, filósofo y médico andalusí, maestro de leyes islámicas, matemáticas y astronomía cuyos textos traducidos al latín tendrán una influencia extraordinaria en el pensamiento occidental, asoma entre ellos –personaje con turbante-.
Una mujer vestida de blanco nos mira de pie desde el primer peldaño. Es Hipatia de Alejandría , filósofa y maestra de matemáticas y astronomía. Su figura corresponde a la modelo y amante de Rafael Margherita Luti, más conocida como la fornarina, apodo que le viene del oficio de su padre. (Panadero, fornaio en italiano).
Hacia la derecha, inclinado sobre una pizarra, está Euclides. Tiene un compás en la mano y hace una demostración sobre una pizarra a un grupo de jóvenes. El geómetra y matemático encarna en la figura de Donato Bramante. La sigla RUSM (Rafael Urbino Sua Mani) se halla estampada en un ribete de su túnica, sutiliza con la que el autor rubrica la autoría de la pintura sin poner su nombre, ya que, por entonces, firmar era pecar de orgulloso.
En amable reunión, a la derecha de estos y de pie, conversan Zoroastro, profeta y filósofo de la antigua Persia, – sostiene una esfera celeste- con Ptolomeo, matemático, geógrafo y astrónomo griego-egipcio, que nos da la espalda con el globo terráqueo en la mano – defensa de la teoría geocéntrica- ,un pintor griego apodado el Sodoma –de blanco- y el propio Rafael, de boina oscura y tocado típico de los pintores italianos, que nos mira del mismo modo que, desde el otro lado, lo hace Hipatia.
La presencia de las dos esculturas en las hornacinas del fondo, tienen un marcado carácter simbólico. Apolo –a la izquierda- , dios de la música, representa la racionalidad y suele estar con una lira. A sus pies está el grupo de Pitágoras relacionado con los estudios musicales. Atenea- a la izquierda- representa la sabiduría y está considerada patrona de las artes. Bajo su égida aparece Bramante y Rafael.
La Escuela de Atenas se halla en la Estancia de la Signatura o el Sello –biblioteca de Julio II- que junto a las otras estancias decoradas por el artista se conocen dentro del Museo del Vaticano como ¨Las Estancias de Rafael¨.
La obra puede verse con todo detalle y a través de mapas interactivos en varias páginas de la web.

Últimas noticias

Llevaron la camiseta de Quiroga al cerro Tres Picos

La camiseta Nro 8 del Club Atlético Quiroga, además de tener el ida y vuelta desde la mitad de...

Noticias relacionadas