6 diciembre 2021

El Papa Francisco celebró la Misa de Pentecostés

pentecostesMás de 200 mil fieles participaron en la misa de Pentecostés, celebrada por el Papa Francisco con 70 cardenales y obispos en el atrio de la basílica vaticana. Los peregrinos llenaban no solo toda la Plaza San Pedro, sino también un gran trecho de la Vía de la Conciliación. También se festejó el día de los movimientos, de las nuevas comunidades religiosas, de las asociaciones y de las agregaciones laicas.

A las 10 de la mañana celebró el Papa Francisco la Misa de Pentecostés en la Plaza de San Pedro en la que han participado miembros de los diversos Movimientos eclesiales, en este día en el que se conmemora la Venida des Espíritu Santo y el Nacimiento de la Iglesia. Después Francisco ha rezado el último Regina Coeli de este Tiempo de Gloria, ya que mañana lunes, tras la Cincuentena Pascual, comienza el Tiempo Ordinario y, con él, se vuelve a rezar el Ángelus.

Durante su homilía el Pontífice ha vuelto los ojos al Cenáculo hace casi dos mil años, cuando se vivió el acontecimiento de la Llegada del Espíritu Santo que se posó sobre la BVirgen y los Apóstoles en forma de llamaradas de fuego. Este Pasaje le ha servido al Papa para recordar la novedad que Dios nos trae, una realidad a la que los creyentes debemos estar abiertos. También ha señalado la diversidad que nos da el Espíritu, y que solo la viviremos desde Él, porque si esa diversidad la traemos nosotros sin contar con Dios, se convierte en una división, contraria al Plan Divino.

El Santo Padre ha advertido del peligro que tenemos los creyentes si nos encerramos en nosotros mismo y en nuestros particularismos, que no contribuyen al bien de la Iglesia. Francisco ha invitado a los creyentes a preguntarse en el fondo de nuestras almas, si estamos abiertos al Espíritu que trae la diversidad de dones y carismas. Por útimo ha vuelto de nuevo al Cenáculo donde empezó la reflexión, para decir que allí se inicia el camino que s eprolonga en nuestro días hasta el final de los tiempos.

Antes del rezo del Regina Coeli, al terminar la Misa, se ha fijado en María y ha animado a estar con Ella en oración, de la misma forma que los discípulos permanecieron unidos. Por último ha tenido palabras de gratitud para todos los Movimientos Eclesiales allí presentes, a los que ha pedido que sean portadoresde la Fe.

Fuente: http://vaticaninsider.lastampa.it

Últimas noticias

Los avatares de la ivermectina

ULTIMA NOTA- Por Carlos Crosa Médico y escritor nuevejuliense.- Profesor Dr. Hector Carvallo Con la consiguiente excusa por la demora en esta...

Noticias relacionadas