6 diciembre 2021

Asunción del nuevo Papa: el obispo diocesano presidió una misa en la catedral

En la tarde de ayer, el Obispo de esta Diócesis, Monseñor Martín de Elizalde, presidió una misa en acción de gracias por el inicio del pontificado del Papa Francisco. En la oportunidad, fue acompañado en el altar por varios sacerdotes que ejercen su ministerio en esta ciudad, los presbíteros Carlos Tibberi, Enrique Crespo y Hernán Greca (cura párroco y vicarios parroquiales de la Catedral) y los sacerdotes marianistas Manolo Prieto y Enrique Barbudo.

En su homilía, monseñor Elizalde, consideró que, la cercanía del nuevo Pastor, «permite abrigar las más fundadas esperanzas de una conducción, sabia y prudente, animosa y creativa, adherida a lo esencial y abierta a las nuevas necesidades».
«La guía -añadió- de la comunidad de Jesucristo en estos tiempos difíciles, no reposa solamente en las condiciones humanas. Es preciso tener de nuestra parte una mirada amplia, que sepa discernir, por una parte, los signos de los tiempos; pero que esté sólidamente fundada en la promesa de Jesucristo; que sea la actualización, para nosotros y nuestro tiempo, del mensaje perenne de Salvación; que difunda la palabra del Señor; que incorpore la santidad de vida, a todos los hombres, por los sacramentos, mostrándo el camino de la eternidad».
El prelado subrayó que, «la Iglesia no es una organización terrenal, no quiere tener una presencia de poder, no se conforma con las estadísticas favorables y las ocasiones extraordinarias y masivas, que son intermitentes».
En otro pasaje de su alocución, monseñor Elizalde refirió que, «la vida de la Iglesia es la comunión en el Espíritu, con su Señor Resucitado, en camino para llegar al encuentro del Padre; precisamente, esta comunión no la otorgan los Pastores, unidos con el sucesor de Pedro, y el misterio de sus colaboradores, los sacerdotes, la acción litúrgica y caritativa de los diáconos y demás ministros, la generosidad de los fieles, la acción misionera y el testimonio de santidad de los bautizados».
«El Papa nos precede con su fe, su elección por Dios le confiere una misión, y de esa misión tiene que dar cuenta», dijo

ABRIR EL CORAZON
Monseñor Elizalde exhortó a «abrir el corazón para recibir del Papa su palabra y su orientación, el aliento y la conducción, sin despegarnos de su Magisterio, sin olvidar que el Papa es Pedro, y es la piedra».
«Los Padres Cardenales -agregó- encontraron que Jorge Mario Bergoglio, arzobispo de Buenos Aires, ofrece las condiciones que, en su discernimiento espiritual, estaban buscando para la Iglesia de hoy. La actitud de los electores fue de obediencia, porque estaban atentos al soplo del Espíritu Santo. La respuesta afirmativa del cardenal Bergoglio, fue también un acto de obediencia frente a la voz de sus hermanos, responsables de dar un nuevo Pastor a la Iglesia».
Para el Obispo, la respuesta de los fieles «a partir de ahora, debe ser semejante a cuanto hicieron los cardenales y el mismo Papa Francisco, recibiendo el Pastor elegido con una obediencia alegre, con una confianza comprometida, con una disposición que se prepara para ser profundamente coherente».
«No le pidamos al Papa Francisco que interprete como nos gustaría a nosotros su tarea y nuestra seguridad. Estemos unidos a él para percibir los signos de su guía».
.

Últimas noticias

Se prevé un aumento de tasas Vial y Urbana del 40%

El Concejo Deliberante de 9 de Julio recibió del Ejecutivo el Cálculo de Recursos y Presupuesto de Gastos para...

Noticias relacionadas