24 mayo 2022

Cuando la sensibilidad y la solidaridad van de la mano

Afortunadamente la solidaridad de la comunidad de 9 de Julio pesa más que la inoperancia del Gobierno municipal, que se han propuesto hacer oídos sordos a las necesidades de la comunidad en materia social. Gracias a las gestiones de vecinos de esta comunidad, una persona que estaba viviendo en la calle, en condiciones infrahumanas, ahora se encuentra alojada en el Hogar de Ancianos. Pareciera una broma de mal gusto que hayan tenido que intervenir personas del vecindario para que las autoridades accedan a concederle una habitación.

Ayer, dos vecinas, que ser destacan entre sus coterráneos por su solidaridad y generosidad, llevaron al aludido vecino a ver a su esposa, que se encuentra internada en otro establecimiento geriátrico. Una de ellas, describió esta experiencia en la red social Facebook.
«Se me mezclaron -escribe- un montón de sentimientos, y creo que me va a ser difícil explicarlos. Una de las primeras veces que charlé con Miguel le pregunté por qué bebía tanto, me dijo que era una enfermedad que lo dominaba. Le pregunté si quería curarse, me dijo que no tenía ningún motivo para hacerlo. Le pregunté que quería hacer o qué le gustaba, me contestó que extrañaba a su señora. En las siguientes charlas me fue contando su historia».
«Escuché decir -se añade en el relato- que “este señor es una persona mayor que decide donde dormir”, y también que era caso perdido. Traté de contactarme con todos los que creía responsables, de algunas actitudes, ni hablar, pero estuvieron las otras, las de apoyo. Entre las últimas estuvo la de otra vecina, a quien conocía de pasada, no necesitamos mucho para coordinar».
«A mediodía pasé por el Hogar a verlo estaba ayudando a levantar los platos de la mesa, me llevó a ver donde tenía anotado que a las 3 de la tarde lo íbamos a buscar para ir a ver a su señora. Y acá es donde se complica el tema… ¿cómo explicar dos personas que los que nos creemos cuerdos decimos que “no están bien” nos demuestran que los sentimientos existen?, ¿cómo explicar la felicidad de Ofelia? Para mí, imposible. Sólo puedo decir que en los primeros momentos se me hizo un nudo tan grande en la garganta que me costó pasar el mate.
Compromiso asumido: El va a continuar tratando de hacer las cosas bien y el próximo domingo volveremos a visitar a Ofelia…».

Últimas noticias

“Vigilia del 25”, en el Museo

En la noche del martes 24, a las 21 hs., y en la sede del Museo, Archivo Histórico y...

Noticias relacionadas