2 agosto 2021

A Once Tigres le salió el cabezazo del final

Este domingo Once Tigres logró el sexto triunfo consecutivo en el Argentino B, y hace siete encuentros que no pierde. Lo hizo ante un duro y digno rival como Grupo Universitario. Con tanto de Montenegro a cuatro minutos del final Once Tigres logró el gol del triunfo. Estiró la diferencia a siete unidades, aprovechando la derrota de Alvarado y de este modo, el equipo de 9 de Julio a una rueda del final se quiere asegurar con anticipación uno de los cuatro lugares disponibles.

El partido arrancó con un Grupo Universitario presionando en un campo de juego muy pesado, producto de la lluvia del sábado y la madrugada del domingo, que hacía difícil el tránsito por varios sectores.
La primera media hora fue del equipo visitante con buen planteo del DT Phillip. Una entrega muy intensa del conjunto tandilense y buen trabajo de pelota de Cerfoglia como así de Parra que proponían el fútbol.
Once Tigres no tenía la pelota aunque estaba esperando para salir con las contras peligrosas de siempre, aún teniendo menos la pelota. Bossio y Ascani eran rápidos y esperaban la ocasión buscando a un Montenegro que luchaba y jugó condicionado por una amonestación.
La más clara de Grupo fue una aparición de Velazquez por izquierda, al ángulo que Cacho tapó muy seguro a los 9′. Después probó con Sosa de media distancia o con remates de Rizzo que no tuvo puntería y remató en forma débil.
A los 18 minutos Montenegro exigió a Maidana, en el rebote la metió Bossio y el árbitro a instancias del segundo asistente anuló una jugada polémica porque no había posición adelantada. Después le iba a anular otro tanto al local cuando le cobró una falta que no se advirtió a Montenegro.
Los últimos quince minutos de la primera mitad fueron para el local que era más profundo pese a tener menos el balón. A los 38′ el palo y el travesaño le negaron el grito a Ascani y Bossio en la misma jugada.
Se fue un primer tiempo con mejor manejo de pelota de Grupo aunque con un Once Tigres más práctico con la pelota y mayor agresividad.
En el complemento, ya con luz artificial, los protagonistas acusaron el cansancio y el complemento no fue tan entretenido.
Grupo tuvo un remate desviado de Rizzo a los 20′ en un mano a mano . Once Tigres llevaba peligro con Ascani y Montenegro.
El campo de juego a esa altura estaba muy pesado y los jugadores no tenían las mismas energías como para llegar con peligro. Más allá de eso los dos equipos no especularon, tal vez se cuidaron un poco más al final pero sin mezquindades por el resultado.
Cerfoglia quería seguir aportando el fútbol, en compañía de Sosa, Rizzo tuvo algo más de presencia y cuando parecía que lo aguantaba Montenegro consiguió el cabezazo del final a los 42, tras recibir un centro de pelota parada (tiro libre en una falta a Inchausti).
Fue un premio para Once Tigres porque buscó hasta último momento aún sin ideas al final pero sin bajar los brazos. Por las situaciones generadas en el primer tiempo, tal vez no

Artículo anteriorLa Peatonal, esta vez con menos público
Artículo siguienteSe dice…

Últimas noticias

Tandil y Chascomús: estancias para descubrir

Los destinos clásicos no dejan de sorprender, siempre tienen una joya lista para deslumbrar y cautivar a quienes los...

Noticias relacionadas