spot_img
spot_img
15 C
Nueve de Julio
sábado, abril 20, 2024

Tormentas y cortes de luz: ¿Cómo mantener los alimentos seguros?

Recomendaciones para la compra, cocción y conservación de alimentos ante posibles cortes de luz por tormentas

 

Las fuertes tormentas que en estos días castigaron a distintas zonas y localidades bonaerenses trajeron consigo inundaciones, calles anegadas, cortes de luz y, en ocasiones como medida preventiva, la interrupción del suministro eléctrico. Frente a este infortunado escenario el Colegio de Nutricionistas de la Provincia de Buenos Aires compartió una guía de recomendaciones higiénico-dietéticas para la compra, cocción y conservación de alimentos.

Recomendaciones generales:

Comprar solo lo necesario. No es necesario comprar grandes cantidades de alimentos perecederos si no hay suficiente espacio de almacenamiento en frío.

Mantener la cadena de frío y seleccionar los alimentos frescos y congelados al final de la compra asegurando que se mantengan fríos durante el transporte y almacenamiento.

Cocinar bien los alimentos. Las comidas listas para consumir deben estar bien cocidas y almacenadas correctamente, ya sea en frío o en caliente. No guardar junto a alimentos crudos.

Evitar la contaminación cruzada, no usar los mismos utensilios (tabla, cuchillos, superficies) para manipular carne cruda y otros alimentos. Lavarse las manos con agua y jabón antes de cocinar y comer.

Controlar la temperatura de los alimentos. Las preparaciones no deben permanecer más de dos horas a temperatura ambiente.

Revisar el estado de los alimentos, prestando atención al origen y rótulo de los productos. Verificar la fecha de elaboración y vencimiento, las temperaturas de conservación y el estado de los envases.

Recomendaciones específicas para diferentes tipos de alimentos:

Carnes:

La carne roja fresca debe tener un color rojo brillante, firmeza y un olor fresco. Conservar entre 0 y 5 grados. Descongelar en la heladera o microondas y cocinar hasta que pierda el color rosado.

En el pollo fresco, su piel debe ser de color blanco amarillento, sin superficies pegajosas y con carne firme. Conservar entre -2 y 2 grados y cocinar hasta que la carne esté blanca y sin sangre en las articulaciones.

El pescado fresco debe tener una apariencia húmeda, suave y brillante, ojos claros y salientes, escamas adheridas y un olor agradable. Conservar entre 0 y 2 grados o en hielo. Cocinar hasta que la carne esté blanca, se desprenda de la espina y se desmenuce.

Huevo:

Un huevo fresco se hunde en agua, tiene una yema centrada y firme y una clara espesa. Conservar en la puerta de la heladera y consuma hasta 30 días después de la postura. Cocinar hasta que la clara esté dura y opaca y la yema pastosa.

Leche y derivados:

Consumir solo leche y derivados pasteurizados. Mantener la cadena de frío y refrigerar estos productos.

Hortalizas y frutas:

Lavar las hortalizas y frutas con agua segura y desinfectarlas con una solución de 10 gotas de lavandina por litro de agua. Refrigerarlas luego de cocinarlas.

Conservas:

Las latas de conservas deben estar sanas, sin golpes, óxido o abombamientos. Conservar a temperatura ambiente menor a 25 grados.

Alimentos congelados:

Los alimentos congelados deben estar bien duros y sin trozos de hielo grandes. Conservar a -18 grados. Si se descongelan, no volver a congelarlos.

En caso de corte de luz:

No consumir alimentos que no hayan estado refrigerados, ya que existe riesgo de intoxicación alimentaria.

Más noticias