spot_img
spot_img
10.5 C
Nueve de Julio
viernes, abril 12, 2024

Uso de lentes de contacto durante la infancia y adolescencia

Pensar en que los niños puedan manipular responsablemente los lentes de contacto, a priori, puede sonar utópico. Pero, contrario a la creencia popular, la pre adolescencia es un buen momento para iniciarse en este nuevo mundo.
Entre los 11 y los 13 años, los niños y niñas se encuentran en una etapa donde comienzan a realizar más actividades sociales y, muchas veces, los anteojos no son los accesorios más elegidos por la juventud, ya sea por cuestiones estéticas o por comodidad, como por ejemplo para realizar algunos deportes. En este caso, los lentes de contacto son una excelente opción para reemplazarlos.
Su uso no depende de la edad de quien lo porta, sino de la disciplina que conlleva el cuidado y las normas de uso de estos elementos sanitarios. Pero, ¿cómo saber si están preparados para esta responsabilidad? Desde el Colegio de Ópticos de la provincia de Buenos Aires te compartimos algunos puntos a considerar:
En principio es necesario hacer el ejercicio de pensar en cómo nuestro hijo gestiona otras tareas o responsabilidades, como también en cómo sigue las normas básicas de higiene personal y limpieza. En caso de que esto no sea un problema, podría ser un candidato/a perfecto para usarlas.
Como adultos responsables, es necesario que tengas en cuenta que, el uso incorrecto o la mala manipulación de las lentes de contacto por parte del menor, podría ocasionarles algunos problemas en la visión, como por ejemplo, sequedad ocular, conjuntivitis, entre otros. Por eso resulta indispensable el asesoramiento de un profesional de la visión que nos informe sobre los cuidados a tener en cuenta para evitar inconvenientes futuros.
En caso de que el niño/a no se sienta del todo cómodo con ellos, es importante saber que la decisión del uso de lentes de contacto es reversible. Siempre se puede volver a los tan queridos anteojos.

Más noticias