spot_img
spot_img
12.2 C
Nueve de Julio
martes, abril 23, 2024

La celebración del Día del Trabajador en la Argentina

En Argentina, el día del trabajador se conmemora desde fines del siglo XIX. El primer acto se realizó en 1890, en el Prado Español de Buenos Aires, y contó con la participación de numerosos movimientos obreros, integrados en su mayoría por inmigrantes -alemanes, italianos, españoles y portugueses-. Con este acto se inicia en el país la tradición de recordar, cada 1º de Mayo, el “Día del trabajador”.
01
Trabajadores en un taller. La fotografía fue tomada en la década de 1940 en el taller de los hermanos Carlos y Adán Tacchi de 9 de Julio, que estaba ubicado en la esquina de Bartolomé Mitre y Entre Ríos (hoy Arturo Frondizi).

En Argentina la primera manifestación importante de trabajadores tuvo lugar en 1902. El movimiento obrero reacciona enérgicamente y decreta a través de FOA (Federación Obrera Argentina) la primera huelga general de historia Argentina. Los socialistas se opusieron a esa medida por ser un acto que no guardaba relacion con los reclamos y cerraba las puertas a toda negociación. Esto devino en la ruptura de la central sindical; la FOA continuo en manos anarquistas y los socialistas fundaron la UGT. (Unión general de trabajadores). La huelga que fue acatada por una importante cantidad de gremios que paralizaron establecimientos fabriles y puertos.
El presidente Julio A. Roca decretó el estado de sitio y reprimió violentamente las manifestaciones callejeras y se realizaron redadas sobre las barricadas obreras. Se detuvo gran cantidad de activistas; a los argentinos se los encarceló y a los extranjeros se les aplico la flamante Ley de Residencia, expulsándolos a sus países de origen.
A partir de la primera presidencia de Juan Domingo Perón (1946-1952), la conmemoración del día del trabajador alcanzaría una notable importancia, organizándose celebraciones multitudinarias en todo el país. A raíz de las numerosas reivindicaciones obreras logradas por el peronismo, el 1º de Mayo se convirtió en un día emblemático; entre las diversas manifestaciones de la época se destaca la convocatoria de los obreros en la Plaza de Mayo, quienes llegaban en multitud desde temprano para escuchar el discurso del presidente Perón.

UNA REFLEXION
Para el historiador argentino Felipe Pigna, “los obreros de todo el mundo eligieron el primero de mayo como jornada de lucha, de recuerdo de sus compañeros y de lucha por sus derechos, de ratificación de su condición de ciudadanos libres, con plenos derechos, según decían las propias constituciones burguesas que regían la mayoría de los Estados modernos”.
“En nuestro país –añade Pigna- cada primero de mayo nuestros trabajadores tomaron las calles desafiando al poder, recordándole que existían y que no se resignarían a ser una parte del engranaje productivo. La lucha logró la reducción de la jornada laboral, las leyes sociales y la dignificación del trabajador. El poder se sintió afectado y en cada contraofensiva cívico-militar, pretendieron y en ocasiones lo lograron, arrasar con las históricas conquistas del movimiento obrero. Persecuciones salvajes, secuestros, torturas y desapariciones, durante los gobiernos golpistas, amenazas de despidos, rebajas salariales, precarización laboral y la complicidad de algunos dirigentes sindicales, son en los últimos años las armas del poder para mantener y aumentar su tasa de ganancia a costa del sudor ajeno”.

Más noticias