spot_img
spot_img
-0 C
Nueve de Julio
sábado, julio 13, 2024

Energía: siguen los trabajos en la zona rural


En el mes de marzo dos temporales, con vientos muy fuertes azotaron el partido de 9 de Julio. El primero de ellos fue el que ocasionó graves consecuencias en el servicio eléctrico especialmente en la zona rural. La Cooperativa de La Niña (Usina Eléctrica Popular) fue una de las empresas más afectadas y si bien todos los usuarios oportunamente recuperaron el servicio, a cuatro meses, aún siguen realizando trabajos definitivos, reemplazando distintos elementos.
En nombre de la Cooperativa de La Niña el Gerente Miguel Cabrer comentó a «EL 9 DE JULIO» que «si bien últimamente están viniendo tormentas que antes no teníamos, esta tormenta fue muy fuerte de más de 100 kilómetros por hora, algo que nunca nos había pasado. Nosotros damos servicio en todo el Cuartel V y abarcó prácticamente toda el área que afectó el servicio, incluido la localidad de La Niña».
El impacto más significativo fue la línea troncal que abastece de electricidad desde Moctezuma. «Primero tuvimos que reparar una parte provisoria para reestablecer el servicio y así mismo estuvimos 60 horas sin luz en el pueblo y en toda la parte rural. Fueron días muy difíciles, se pudo salir y dar servicios provisoriamente».
Una vez solucionado el problema en el área rural, se avanzó para volver a dar energía eléctrica a los campos en forma progresiva. «Tuvimos establecimientos rurales con tres, cinco y una semana sin luz, como así también los últimos estuvieron un mes» explicó Miguel Angel Cabrer.
Una vez que se terminó de conectar con el servicio a todos los usuarios, la Cooperativa de La Niña avanzó en una segunda etapa con cortes programados para reparar definitivamente la línea troncal, en la solución de fondo. «Después de la primera tormenta, a los 15 días tuvimos otra que no fue tan fuerte pero también nos perjudicó» recordó.
Se concluyó la obra principal en la línea troncal, reemplazando los postes de madera con 16 columnas de cemento. «Eso nos da tranquilidad. Era la única parte que teníamos de madera. Teníamos previsto el cambio de las columnas, pero esto aceleró todo».
Si bien la mayor parte de los trabajos concluyeron, aclaró Cabrer que «todavía estamos haciendo trabajos en algunos establecimientos. En su momento para dar luz lo antes posible en algunos lugares se levantó la línea de manera muy provisoria, porque la gente necesitaba el servicio y ahora se está terminando el trabajo de manera definitiva».
Consultado por las gestiones realizadas ante los distintos organismos en la búsqueda de recursos, señaló Cabrer que a los pocos días del temporal viajaron a La Plata (OCEBA) y a Buenos Aires (INAES). «Recibimos una ayuda del OCEBA de 1 millón 339 mil pesos, que si bien no nos solucionó el problema nos ayudó. Del INAES hicimos la gestión pero esperamos la ayuda, creemos que en algún momento va a llegar».
«Para dar servicio tuvimos que contratar una grúa, un equipo de Junín con un costo elevado pero no tuvimos alternativa porque queríamos dar servicio. Además se compraron y se siguen comprando materiales. La situación está difícil, el cuadro tarifario rural quedó muy atrasado y los costos de materiales son a precio dólar», explicó Cabrer quien agradeció a los trabajadores que trabajaron fuera de horario, la comprensión de los usuarios por la espera que en algunos casos superó los 30 días. «Todavía sigue, hay mucho por hacer y estamos abocados a eso», concluyó.

Más noticias