6 agosto 2020

El «Pro Huerta» refuerza los lazos comunitarios

Nelly Cancelleri, Paula Ferrere y Liliala Llull.

30º aniversario del Programa de INTA

El Programa Pro Huerta del INTA que se encuentra celebrando 30 años de vida a nivel nacional. Es parte de una política pública del Ministerio de Desarrollo Social y del INTA que busca mejorar la calidad de vida de las personas en situación de vulnerabilidad social mediante la autoproducción de alimentos.
Esta mañana se llevó a cabo una conferencia de prensa en Sociedad Rural en el marco de las tres décadas del programa nacional. La Ingeniera Paula Ferrere, actual responsable del Pro Huerta, compartió un momento junto a las referentes locales Nelly Cancelleri y Liliala Llull, que estuvieron a cargo anteriormente.
En primer término habló Nelly Cancelleri, quien estuvo a cargo en la coordinación e implementación del programa. Explicó que la ley de INTA contempla la inclusión, y destacó que el Pro Huerta logró extenderse a distintas regiones del país.
Cancelleri explicó que el personal de INTA está abocado a su implementación «con el tremendo aporte de la comunidad: el programa está al servicio de la familia, con su mano de obra y una inserción muy fuerte».
«El INTA pasó por distintas etapas de su ejecución y presupuesto. En el año 1999 se puso a prueba la continuidad del programa porque los recursos eran súmamente escasos. Si bien el continente grande es el INTA, el programa opera con la participación de muchas instituciones que tienen que ver con lo social», comentó.
Entre otros aspectos, Cancelleri hizo mención al agregado de componentes del Pro Huerta a través del tiempo. «No sólamente la alimentación dependiente de la huerta familiar sino que incorporó rubros como granja: cría de aves y animales domésticos. Eso lo hizo más fuerte todavía. Se sufrieron las consecuencias económicas. Se compartía el trabajo entre las agencias, para conseguir recursos. El Pro Huerta no sólo siguió y se fortaleció».
La Ingeniera Agrónoma Liliana Llull llegó al INTA 9 de Julio en 1996, después de una experiencia en San Pedro. Ese año arrancó el programa en el Centro Regional. Si bien el programa cumple 30 años el Centro Regional Buenos Aires Norte tardó unos años en acoplarse. «Cuando llegó Liliana a la Agencia dio inicio el gran trabajo territorial», destacó Ferrere.
Liliana Llull se refirió al inicio del Pro Huerta en la región que coincidió con su llegada a 9 de Julio. «El Programa para mí fue una experiencia hermosa, muy linda y la respuesta de la gente fue muy abierta. Hicimos muchas cosas hasta que me jubilé en 2011».
«Aquí en 9 de Julio se pudo lograr una coordinación interinstitucional. En los años difíciles tuvimos la suerte de contar con un gran colaborador el recordado intendente Jesús Blanco. En el país no había dinero para las semillas y la Municipalidad nos dio un subsidio cerca de 3 años, y después nos ayudó la Cooperativa Eléctrica. De ese modo, nunca bajamos porque compramos la semilla a granel y con chicas de los planes envasábamos y seguíamos proveyendo de semillas a la familia», relató Llul.


Otras instituciones que trabajaron codo a codo con INTA fue PAMI y reconoció a los jubilados como «mis grandes maestros, con ellos aprendí mucho». Además destacó el apoyo de Cáritas y de Sociedad Rural, en el marco de esa coordinación lograda que permitió llegar a muchas familias. «En un momento llegamos a tener 2.500 huertas y todas estaban revisadas con promotoras», expresó.
El Pro Huerta tuvo muy buena llegada a escuelas rurales y de la ciudad para enseñar no sólo conocimientos de la huerta, sino relacionar los aprendizajes en distintas áreas. Además recordó a Roque Gagliano, con quien visitaba las localidades para hablar con los delegados municipales y centros de jubilados.
«El proyecto fue hermoso y recibí mucho amor. Todos los méritos son por la coordinación interinstitucional: todo el mundo participaba, y estaban pendientes de los problemas. Se lograron muchas cosas», sostuvo Llull quien posteriormente recordó especialmente a Alfredo Noli, quien colaboró con su inserción.
La Ingeniera Paula Ferrere quien está a cargo del Programa de INTA, se hizo eco de las palabras de Nelly y Liliana reafirmando que el compromiso de las instituciones y de toda la comunidad «se mantiene» con el INTA y el Pro Huerta. «Esos lazos se refuerzan y hay mucho reconocimiento por parte de la gente. Hay mucha demanda y mucho interés de la comunidad. No sería posible sin el compromiso de todas las instituciones que sostienen y acrecientan el trabajo», afirmó.
Actualmente se está trabajando con la entrega de semillas y el programa de granjas. dicha entrega anual está prevista para el mes de octubre, dependiendo del aislamiento. La idea es seguir abasteciendo a las comunidades. Además siguen las charlas virtuales.

Foto archivo

Últimas noticias

CEyS: beneficiados por pagar en término

En el último sorteo para los asociados que pagaron antes de la fecha de vencimiento las facturas de luz...

Extienden la obra de desagües pluviales

En Ciudad Nueva La Municipalidad de Nueve de Julio, a través de la Secretaría de Obras y Servicios Públicos, se encuentra ejecutando una extensión de...

Japón aún llora a sus muertos por las bombas atómicas

75 años de Hiroshima y Nagasaki (Télam) A 75 años de que Estados Unidos lanzara dos bombas atómicas sobre Japón, el 6 y el...

El impacto del acuerdo en las pymes

Nucleamiento empresarial La Federación del Nucleamiento Empresarial del Noroeste Bonaerense (FNENB), a través de la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME), informa que el...

Los Juegos Bonaerenses 2020 se harán de forma virtual por la emergencia sanitaria

Los Juegos Bonaerenses son la principal y más importante competencia deportiva de la Provincia de Buenos Aires. Este año, desde su casa, cada participante...

Noticias relacionadas

- Advertisement -