12 mayo 2021

“Nueva Paradoja”, un legado y una pasión por la literatura

[4 de octubre de 2011] La nuevejuliense Valeria Vizzón, hija del profesor Horacio Vizzón ha recogido el legado de su padre y fundado en la ciudad de Salto, donde reside, “Nueva Paradoja Libros infantiles”, en la que recrea la vocación heredada. Si bien Valeria reside en esa ciudad, mantiene un contacto frecuente con los lectores nuevejulienses, tanto así que en la última Feria Distrital del Libro estuvo presente con una stand; más aún, en los últimos años también ha promovido la visita a 9 de Julio de escritores especializados en literatura infantil.

“Paradoja Libros” dice Valeria nació en la ciudad de 9 de julio en 1970, gracias a la unión de tres matrimonios que decidieron abrir una librería: Juan Bullrich y su esposa, María Laura Pereda; Nino y Graciela Mafferetti, y mis padres Horacio Vizzón y Dora Orbea. Con el tiempo, los socios se alejaron por cuestiones personales en distintas fechas y quedaron al frente los esposos Horacio Vizzón y Dora Orbea.

El nombre “Paradoja” -que, según el diccionario, significa “figura de pensamiento que consiste en emplear expresiones o frases que envuelven una contradicción”- fue elegido debido a que los dueños procedían de actividades casi contradictorias y el que más cerca estaba de los libros, nunca había ejercido como comerciante.

Su primer local, se ubicó en La Rioja, entre Avda. Vedia e Yrigoyen. Allí se reunieron obras de inestimable valor bibliográfico; sin denegar una esmerada y muy personalizada atención.

En marzo de 1999, luego de 29 años, “Paradoja Libros” cerró sus puertas debido a la transformación en la comercialización de los libros en la Argentina y el mundo.

Después del cierre de este importante comercio, hace ya doce años, difícilmente pudo llenarse el vacío que dejó. De hecho, aún hoy, después de tantos años, cuesta interiorizar el espacio urbano de Yrigoyen al 800 -el segundo lugar que ocupó-, sin los surtidos escaparates de la librería.

“QUE LOS NIÑOS Y JOVENES SE INTERESEN POR LA LECTURA”

“Nueva Paradoja Libros infantiles” nació gracias al impulso de Valeria, en 2007, en Salto. Tal como lo explica en su espacio de Facebook, esta interesante iniciativa nació “casi como un juego y gracias a la curiosidad y a la casualidad”, luego de participar en la organización de la Primeria Feria del Libro de Salto con un stand de tres editoriales infantiles: Abran Cancha, Amauta y Crecer Creando.

“Con los años –afirma Vale- ria en espacio de Facebook de “Nueva Paradoja”-, el hobby y el amor por los libros se convirtieron en un trabajo ideal. De esta manera, y como homenaje a mis padres que me inculcaron el amor por libros, nació ‘Nueva Paradoja Libros infantiles’, un proyecto que aspira a que los niños y jóvenes se interesen por la lectura”.

Valeria ha promovido la visita de escritores a las ciudades de Salto, Carmen de Areco, 9 de Julio, Rojas y Arrecifes.

También ha participado, con stands,  en las ferias del libro que realizan estas ciudades sumando a la propuesta de algunos sellos editores: Abran Cancha, Amauta y Crecer Creando las de las editoriales Del Naranjo, Riderchail, Del Náufrago, Suimanga, Uranito y Pictus.

HORACIO VIZZON, DOCENTE Y LIBRERO

El profesor Horacio Vizzón es la primera persona, en 9 de Julio, que ejerció la profesión de librero, además de docente. Su librería fue la primera, en la historia de esta ciudad, en establecer como tal, puesto que hasta entonces la venta de libros era realizada por los bazares.

Nacido en 9 de Julio, el 1 de noviembre de 1927, cursó sus estudios primarios en la escuela nº 24 y nº 3 y los secundarios, en el Colegio Cavallari. Más tarde, en el Instituto Nacional del Profesorado Secundario, luego «Joaquín V. González», en Capital Federal, se graduó como Profesor en Castellano y Literatura.

Inmediatamente después de concluidos los estudios terciarios, en 1951, retornó a 9 de Julio. Aquí comenzó a dictar las cátedras de Castellano y Literatura, en el anexo normal, de la entonces Escuela Nacional de Comercios y Anexos. En este establecimiento, además, le cupo desempeñar la vice- dirección, primero; y, luego, la dirección.

La docencia, en la vida del profesor Vizzón, ocupó un lugar muy relevante. Todavía recuerda las características del antiguo esquema educativo, los importantes frutos de un sistema inspirado por los notables de la Generación del 80.

Un modelo de educador, en su vida, en el magisterio de 9 de Julio, fue el profesor Armando Palacios, en cuya sola persona se sintetizaba una autoridad moral e intelectual muy sólida.

En 1951, poco después de iniciar su carrera docente, integró el plantel fundador de profesores del actual Instituto Superior de Formación Docente nº 4. Aquí también habría de ejercer el cargo de director, por lapso de dos décadas; alcanzando la jerarquía de Inspector de Enseñanza Superior.

También, durante seis años, entre 1963 y 1970, dictó la cátedra de Literatura Argentina y Americana, en  el Instituto del Profesorado Secundario de Pehuajó.

En 1983, con el advenimiento de las instituciones democráticas, se afilió a la Unión Cívica Radical. En las elecciones de aquel año, fue elegido consejero escolar; y, ulteriormente, presidente de esa corporación, por voluntad de sus pares. Entre 1987 y 1989, ocupó una banca en el Concejo Deliberante Municipal; y, durante un espacio de dos años, la presidencia del Cuerpo.

No son pocas las actividades culturales que le han contado entre sus propul sores. Colaboró, en su juventud, con la Federación Cultural de 9 de Julio, institución que bien merece una reflexión aparte.

En la Biblioteca Popular «José Ingenieros», ha integrado su comisión directiva, en distintos períodos; debiendo, en otros tantos, ocupar la presidencia.

Ciertamente, son aún recordadas las funciones del  «Cine Club 9». Una agrupación que, durante nueve años, proyectaba -quincenal mente- películas de primera línea, invitando a sus espectadores al análisis y a al debate reflexivo. Esta agrupación, tuvo a Horacio Vizzón, entre sus gestores.

Horacio Vizzón fue un librero que supo ejercer esta profesión con verdadera vocación. Comprar un libro en su comercio, era, algo así como, adentrarse en un mar de referencias sobre el autor,

los compiladores o el editor. La recomendación de un título, no era simplemente la del vendedor; por el contrario, ante todo primaba el erudito profesor, dispuesto a brindar su saber. Esta es, sin dudas, la condición propia de quien posee la experiencia del permanente contacto con los libros; y ha cultivado su espíritu, desde el estudio y la lectura.

Últimas noticias

La campaña municipal de poda se extiende en la Ciudad

Continúa la campaña de poda que lleva adelante la Municipalidad de 9 de Julio. Se trata de una poda...

Plaza España se realiza la remoción de baldosas

Sigue adelante la obra de Plaza España, que realiza la Municipalidad de 9 de Julio, en la remodelación de las veredas. La tarea comenzó...

Federico Paradela debutó en Primera

En el empate 1 a 1 ante Newell‘s Old Boys en Rosario, en Sarmiento de Junín debutó en Primera División el jugador oriundo de...

Piden iluminación led y cloacas para Diamantina

Ante la necesidad que existe en el Barrio Diamantina por el mejoramiento de la iluminación de sus calles y ampliar la red de cloacas,...

La nueva chipeadora está en funcionamiento

La Municipalidad de Nueve de Julio, a través de la Dirección de Espacios Verdes, adquirió recientemente una nueva chipeadora –máquina trituradora de ramas-, que...

Noticias relacionadas

- Advertisement -